Click acá para ir directamente al contenido
Mil historias en cada piso:

La historia del Edificio Carrera, sede de nuestra Cancillería

Parte del Barrio Cívico de la capital, vecino al Palacio de la Moneda y la actual Plaza de la Constitución, el Edificio José Miguel Carrera es la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, aunque no siempre fue así.

A inicios de 1940 y en el marco del Proyecto Urbanístico del Barrio Cívico —es decir, los edificios que rodean al Palacio de La Moneda, integrándola al entorno— se inauguró el entonces Hotel Carrera, emplazado en la esquina de Teatinos y Agustinas, con el fin de impulsar el turismo en Chile. Todo esto gracias a su privilegiada ubicación, emplazada en el centro político y financiero de la ciudad de Santiago.

El edificio cuenta con 17 pisos, incluyendo una serie de terrazas panorámicas en el piso 16 y un salón con techo jardín y piscina en el último piso. Desde su inauguración, por los más de 25 mil m2 que componen la estructura han pasado importantes personajes políticos, diplomáticos, deportivos y del jet set nacional e internacional.

En las antiguas habitaciones del Carrera alojaron personalidades mundiales como la Reina Isabel II, Indira Gandhi y Lech Walesa, y celebridades del mundo del espectáculo y el deporte como Ray Charles, Ricardo Montalbán y Diego Armando Maradona.

Pero tras 65 años de historia, el Hotel Carrera dejó de funcionar como tal y pasó a transformarse en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, rebautizando el edificio con su actual nombre a contar del 2005 para albergar a los 1.475 funcionarios de las diversas direcciones de la Cancillería.

El proyecto de remodelación contempló la conversión de todos los servicios del hotel y la ampliación de espacios en los pisos 16 y 17. Las antiguas habitaciones y salones se convirtieron en oficinas y salas de conferencias en las cuales se alberga las bases de la diplomacia chilena.

No obstante, aún es posible hallar vestigios del antiguo hotel en dependencias del ministerio. Uno de ellos está a la entrada, donde un imponente hall con puertas de bronce recibe a quien ingresa. Ya al interior, desde el primer piso es posible ver los murales pintados del segundo piso, los cuales repasan escenas de hitos históricos de Chile y América y engalanados con los imponentes candelabros que cuelgan sobre este hall de triple altura.

Sin lugar a duda, el edificio José Miguel Carrera ha sido un lugar con el lujo de estar en primera fila de los principales eventos importantes de la nación y seguirá siéndolo, como el lugar donde las decisiones, historias y lineamientos de nuestra diplomacia toman forma en pos de la imagen de Chile ante el mundo.