Consejo de Seguridad ONU
Jueves, 15 de mayo de 2014 
Intervención Embajador Eduardo Gálvez:
Situación en Bosnia y Herzegovina
Comparte :

 

Muchas gracias, Sr. Presidente,

Damos la bienvenida al Alto Representante para Bosnia y Herzegovina, Señor Valentin Inzko, y le agradecemos la presentación de su informe y por su importante trabajo por la paz y seguridad en Bosnia y Hezegovina.

Quisiéramos comenzar lamentando que la implementación de los Acuerdos de Dayton continúe siendo un desafío diario debido a las discrepancias entre partidos políticos, el embotellamiento de la vida política, el incumplimiento de las decisiones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y la retórica negativa y secesionista de la República Srpska, la que debe ser rechazada por la comunidad internacional. Estos actos socavan la cohesión nacional entre las distintas comunidades étnicas del país, obstaculizan la reconciliación nacional y retrasan el avance del país hacia la integración Euro-Atlántica.

En este sentido, hacemos un llamado a la clase política a asumir con sentido de responsabilidad y espíritu de reconciliación los desafíos que enfrenta su país. Se requiere un cambio fundamental en la clase política -como dice el Sr. Inzko. En este marco,  Chile afirma su apoyo a los Acuerdos de Dayton, así como a la soberanía e integridad territorial de Bosnia y Herzegovina y la observancia del estado de derecho en los planos nacional e internacional.

Sr. Presidente,

Nos preocupa el deterioro de la situación en Bosnia y Herzegovina, que pone de relieve el estancamiento de la implementación del Acuerdo de Paz de Dayton firmado hace ya 19 años. Las manifestaciones violentas de principios de febrero de este año, celebradas en varias ciudades importantes del país, fueron por sobre todo un llamado a que los funcionarios electos y los partidos políticos cambiaran de rumbo si se pretende apoyar eficazmente el progreso de Bosnia y Herzegovina, un llamado a la clase política del país a centrar sus energías en los intereses de los ciudadanos.

Sr. Presidente,

Apreciamos los esfuerzos del Alto Representante y apoyamos la importante labor que realiza en fortalecer el Estado de Derecho, controlar el cumplimiento de los fallos del Tribunal Internacional para la ex -Yugoslavia, facilitar reformas para garantizar la prosperidad nacional y supervisar el regreso de desplazados en el país. Sin embargo, la falta de avances en el cumplimiento de los cinco objetivos y las dos condiciones necesarias para el cierre de la Oficina del Alto Representante son un indicio de falta de compromiso de Bosnia y Herzegovina con su futuro. Instamos a los dirigentes de todas las partes involucradas a que trabajen de forma constructiva para poner fin al estancamiento.

Sr. Presidente,

Apoyamos los esfuerzos de Bosnia y Herzegovina por superar su pasado. Destacamos los avances, como que finalmente se haya aprobado las enmiendas a la legislación sobre la emisión de número de identidad, que permitió que los ciudadanos pudieran volver a solicitar dichos números a través de un organismo estatal centralizado. Asimismo, instamos a todos los dirigentes políticos a que se abstengan de la retórica negativa y hagan lo posible por lograr una verdadera integración y reconciliación nacionales.

Concluyo mi intervención reiterando el firme compromiso que nuestro país ha mostrado desde un principio con el proceso hacia una Bosnia y Herzegovina estable y comprometida con la defensa de su integridad territorial, en un estado estable políticamente y con instituciones que funcionen al servicio de su pueblo, con creación de empleo –especialmente para los jóvenes- en paz y prosperidad. Chile participó en la Misión de las Naciones Unidas en Bosnia y Herzegovina con personal policial y continúa hoy en la operación EUFOR-ALTHEA, cumpliéndose el año pasado 10 años de presencia militar chilena ininterrumpida en ella.

Llamamos a la comunidad internacional a mantener su compromiso de apoyar las aspiraciones del pueblo de Bosnia y Herzegovina en un futuro Euro-Atlántico, pacífico y próspero, así como iniciativas para comenzar la reconciliación. Es por esto que es importante que se brinden los recursos necesarios para se continúe el cumplimiento del  mandato en el marco de los Acuerdos de Dayton de 1995.

Finalmente, deseo reiterar nuestro apoyo y compromiso con la Oficina del Alto Representante, que debe continuar recibiendo el respaldo político y en materia de recursos para el cumplimiento de sus importantes funciones.

Muchas gracias.