Sala de Prensa
06 de octubre de 2011 
Señor Subsecretario de Relaciones Exteriores de Chile, Embajador Fernando Schmidt:
Palabras en la clausura del Diplomado en Relaciones Internacionales de Defensa dictado por la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos
Comparte :

 

Amigas y amigos:

 

Celebro que por primera vez se dicte este diplomado, dirigido tanto a profesionales civiles y militares de las Fuerzas Armadas como a profesionales del Ministerio de Relaciones Exteriores.

 

Sin duda que, para efectos de análisis, de aprendizaje y de aplicación del conocimiento, hay muchas zonas comunes entre defensa y relaciones exteriores. De ahí que este diplomado nos sirva a unos y a otros y que, a la vez, potencie las posibilidades de cada uno.

 

Las relaciones exteriores -políticas, económicas y sociales- son movedizas y cambiantes, especialmente en un mundo tan interconectado como el de hoy, pero siempre sobre una base más o menos inalterable, donde radican tanto los principios que orientan esas relaciones como la defensa y promoción de los intereses del país.

Es muy importante entonces no perder de vista que toda actualización de conocimientos, toda puesta al día, debe necesariamente complementarse con aquello que viene de la experiencia y de la tradición. Se trata, precisamente, de actualizar y de poner al día tanto una manera de ser, un estilo asentado por la tradición, un modo de situarse frente al complejo panorama exterior, con nuevas herramientas de análisis adecuadas al contexto del presente.

 

Yo celebro, les decía, que se haga este diplomado. Creo que es una posibilidad de formación muy positiva para nuestros funcionarios, que enfrentan hoy desafíos de gestión difíciles de imaginar hace pocas décadas por el grado de integración política y económica de Chile en el mundo.

 

De manera que es más apremiante aún poner en marcha ese proceso de dos vías; conocimiento de la tradición y aprovechamiento de la experiencia, por un lado; y actualización del conocimiento y de las herramientas disponibles para el análisis, por otro, y siempre atendiendo a la velocidad, el ritmo y la configuración de los cambios que vivimos a diario.

 

Creo que así entroncamos, además, con el acervo republicano que hacemos crecer desde los días de la Independencia. Todas nuestras instituciones, pero especialmente las Fuerzas Armadas y la Cancillería, sitúan su trabajo en un horizonte de tiempo que trasciende los sucesivos gobiernos. En este sentido, es preciso orientarlo de acuerdo a los valores más firmemente entroncados en la historia del desarrollo republicano -como la soberanía, la integridad territorial y el respeto por el otro-, pero a la luz de las nuevas condiciones que varían, por así decirlo, la temperatura y el clima histórico del presente.

 

Yo los felicito por haber aprobado este diplomado. Los felicito por su esfuerzo, por su rendimiento académico y también por haber escogido hacer este diplomado, que los capacita mejor para cumplir con tareas que el Estado y la ciudadanía de Chile saben reconocer en todo su valor.

 

Muchas gracias.