Sala de Prensa
El Mercurio - Sábado, 26 de mayo de 2012 
Canciller Moreno precisa postura chilena en la Asamblea General de la OEA:
Lo primero que tenemos que hacer con Bolivia es respetar lo que ya hemos acordado"
El primer destino del ministro de Relaciones Exteriores en el mes de junio será Cochabamba, donde el país anfitrión de la cumbre regional ya anunció que pondrá en tabla el tema de sus aspiraciones marítimas. Ante esto, el secretario de Estado enfatiza: "Nuestra posición es y ha sido siempre que la OEA carece de competencia para intervenir en la pretensión reivindicatoría marítima boliviana".
Comparte :

Por : Tiago Costas

 

ImagenLa agenda del canciller Alfredo Moreno durante junio será intensa. Deberá asistir a la firma de la Alianza del Pacífico en Paranal, Antofagasta, y luego arribará hasta México a la reunión del G-20 y a Brasil para estar presente en la cumbre de Río+20. Además, tiene encuentros de Unasur en Colombia y de Mercosur en Argentina. Sin embargo, antes tendrá que estar presente en la Asamblea General de la OEA en Cochabamba, entre el 3 y 5 de ese mes. Cita en la que el país anfitrión Bolivia, ya anunció que pondrá en tabla su aspiración marítima e incluso que está estudiando llevarla al Tribunal Internacional de La Haya.

 

-¿Con qué clima espera encontrarse en la OEA, dado el interés que ha mostrado Bolivia de multilateralizar sus aspiraciones marítimas? 
-Entre Bolivia y Chile existe el Tratado de Paz y Amistad de 1904 que fijó los límites entre ambos países. Nuestra posición es y ha sido siempre que la OEA, por tanto, carece de competencia para intervenir en la pretensión reivindicatoría marítima boliviana. Este es un tema que compete a ambos países y Bolivia sabe que Chile no está dispuesto a alterar un tratado vigente por más de cien años. Me asiste la certeza de que todos los miembros de la organización respaldan el respeto a los tratados, especialmente los de límites.

 

-¿Cómo pretende contrarrestar Chile esta ofensiva? 
-Como lo hemos hecho siempre declarando lo que le acabo de señalar. Quisiera agregarle algo: En Bolivia se nos ha acusado de no ser buenos vecinos. Pues bien, no puede ser mal vecino quien respeta los tratados y, además, quien le brinda las más amplias facilidades de tránsito para su salida al mar por nuestro territorio, reconocido por los propios usuarios bolivianos, tal como lo establece el tratado. Las inversiones hechas por Chile son cuantiosas y han sido publicadas en este medio y en otros, incluso en Bolivia. Cualquiera pueda verlas en el terreno. Por eso, mantenemos nuestra mejor voluntad de buscar iniciativas útiles, concretas y factibles para ambos países en beneficio de una integración y colaboración de ambos pueblos.

 

-¿Se está preparando una defensa de Chile para una eventual demanda boliviana? 
-El Presidente Morales ha señalado eso en algunas oportunidades. Este es un tema que depende de Bolivia y naturalmente Chile ha tomado las providencias del caso. Pero vuelvo a insistir: nos parece que el camino correcto es el del diálogo y del respeto de los tratados que tenemos vigentes, como es el caso del de 1904. Lo primero que tenemos que hacer es respetar lo que ya acordamos, y partiendo de esa base los dos países pueden siempre encontrar cosas que sean mutuamente satisfactorias.

 

-Se lo pregunto porque Bolivia tiene abogados trabajando en ello...

- Le reitero, Chile naturalmente que está preparado para las circunstancias que puedan presentarse, pero eso no significa que consideremos que el camino es otro.

 

-Días después de la cumbre de la OEA se realizará la firma de la Alianza del Pacífico, ceremonia en la que aún no se confirma la presencia del Presidente peruano, O llanta Húmala. ¿Cómo interpreta esta decisión? 
-Nosotros entendemos que el Presidente Húmala va a estar, porque es un actor muy importante en la Alianza del Pacífico. Debemos recordar que fue el Presidente Alan García quien inició la idea de este acuerdo. Así que lo que nos ha comunicado el gobierno peruano es que el Presidente Húmala va a estar en esta reunión.

 

-¿Qué le parecen las declaraciones del canciller peruano respecto de que la visita de Húmala depende del acuerdo de desminado en el norte? 
-Con el canciller y el gobierno peruano tenemos una buena relación, y hemos estado trabajando con armonía en el tema del desminado. Así que me parece que el trabajo que hemos hecho en conjunto ha sido útil.

 

-¿Por qué, entonces, el condicionamiento peruano? 
-En el tema del desminado estamos avanzando. Tenemos un acuerdo de cuál es el camino que tenemos que seguir. Naturalmente son muchos los pasos que hay que dar para llegar a hacerlo efectivo y terminarlo.

 

-¿Cuáles son las coordenadas del territorio que se desminará? 
-Cuando todos los acuerdos centrales estén tomados los vamos a dar a conocer. Ya existe un consenso de las áreas a desminar, y tenemos varios otros puntos acordados.

 

-¿Cómo afecta la tensión diplomática surgida a raíz de este episodio, de cara al juicio en La Haya? 
-A mi me parece que no afecta. Este es un problema que se produjo por las lluvias y por el invierno boliviano y llevó a estas minas a diseminarse por el sector costero. Es algo que sucedió de improvisto, y los dos países hemos encontrado una solución adecuada para ambos, que demuestra que Chile y Perú pueden resolver problemas trabajando en conjunto.

 

-¿Cómo califíca la relación que tiene Chile hoy con Perú? 
-Con Perú existe una muy buena relación. Tenemos esta dificultad que ha sido el litigio en el Tribunal de La Haya, pero que está en manos de los jueces y una corte, cuyos fallos ambos países se han comprometido a respetar. En el resto de los aspectos diría que Chile y Perú tienen una enorme cantidad de áreas de beneficio mutuo, en materia económica, social y política.

 

-¿Existen posibilidades de retomar el 2+2? 
-Estamos trabajando con Perú y podemos señalar específicamente que vamos a buscar una fecha no tan alejada para retomar el Cosede, que es el organismo a nivel de los subsecretarios de Defensa y Relaciones Exteriores.

 

-Durante la firma de la Alianza del Pacífico, ¿se buscará concretar un encuentro bilateral con alguno de los países integrantes de este acuerdo? 
-Este es un grupo pequeño de cuatro países, más dos países observadores, así que vamos a tener la oportunidad de conversar con todos los mandatarios. Adicionalmente, en el caso de México, el Presidente Calderón va a permanecer en Chile para una visita de Estado, por lo que en particular con él vamos a tener dos días adicionales para conversar.

 

-¿Cuál es el plazo para alcanzar "la libre circulación de bienes, servicios capitales y personas" que persigue el acuerdo? 
- Estamos trabajando en cuatro grupos distintos que preside cada uno de los países. Aquí hay tareas de largo plazo, que es llevar los aranceles a cero, tener completa movilidad de los capitales y de las personas, pero para alcanzar eso tenemos que avanzar en cosas que son de corto plazo, como eliminar las visas, que todos tengan tratados de libre comercio. Además, el tratado establece que vamos a negociar los periodos en que los aranceles deben irse reduciendo hasta llegar a cero.

 

-Hoy Chile está invitado al G-20 además ejerce la presidencia pro témpore de la Alianza del Pacífico y de Celac. ¿Está Chile "un peldaño más arriba" que el resto de la región en cuanto a su desarrollo? 
-No creo que Chile esté un peldaño más arriba ni uno más abajo, está haciendo su tarea por los objetivos que el Gobierno se ha planteado. El Presidente reiteró el 21 de mayo que el objetivo es ser un país desarrollado dentro de esta década. Pero esto no tiene que ver sólo con desarrollo y crecimiento, sino que también con resolver el problema de los sectores más vulnerables y terminar con la extrema pobreza en un período extremadamente breve.

 

-¿Qué tipo de acuerdos quiere impulsar en el G-20 y la Celac? 
-En ambos casos tenemos situaciones diferentes. En el caso de Celac, es una organización que está partiendo y nuestra tarea fundamental es echarla a andar y además presentarla al mundo. En el caso del G-20, es muy importante que Chile haya sido invitado por primera vez. Hoy en él se están tratando los principales problemas económicos y sociales del mundo, se están tomando las principales decisiones y es un privilegio estar ahí.

 

-¿Cuál es la importancia para Chile de asistir a la cumbre Río+20? 
-La cumbre de Río+20 va a reunir a 100 presidentes, a más de 50 mil delegados y es claramente la reunión más importante que va a haber en esta materia probablemente en toda la década. Apunta a resolver un problema mundial que es el del medio ambiente, y que requiere tomar definiciones que necesariamente son multilaterales: cuál debiera ser la definición para enfrentar este tema, cómo debiera ser la relación entre países desarrollados y subdesarrollados de manera de cooperar con estos últimos y cómo hacer esto sin que se limite el libre comercio.

 

LA MODERNIZACIÓN DE LA CANCILLERÍA: 
"Hay que rediseñar algunos aspectos de la carrera diplomática"

 

-El Presidente Piñera dijo que este año se enviará el proyecto que moderniza la Cancillería. ¿Qué embajadas y consulados deben experimentar cambios?
-El proyecto va a ser enviado antes de fin de año y apunta a modernizar la Cancillería, de modo de ponerla a tono con el mundo moderno. Esto tiene que ver, en primer lugar, con nuestro recurso más importante, que es nuestro personal, donde hay que rediseñar algunos aspectos de la carrera diplomática. En segundo lugar, tiene que ver con la estructura. (Por ejemplo), tenemos la Direcom, y la idea es llevarla a ser una nueva Subsecretaría de Comercio. También hay cambios en la estructura de administración, como por ejemplo, hacer una organización menos jerarquizada; y por otro lado, tenemos nuestra distribución territorial a lo largo del mundo, que son las embajadas, los consulados y las oficinas comerciales. (...) Hoy hay un acuerdo en todas las fuerzas políticas de que vale la pena hacer una inversión en quienes nos representan en el extranjero.

 

-¿En qué lugares en donde Chile no está debería enfatizar su presencia? 
-Por ejemplo, está el caso de África, donde Chile tiene una presencia muy baja y hay países que tienen un crecimiento muy importante en los últimos años. También es un continente que representa una fuerza de tipo política muy relevante. Lo mismo sucede en Asia Central, donde hay países que también están teniendo un desarrollo muy acelerado. Adicionalmente, están los grandes países, como Estados Unidos, China, India o Brasil, que por sus características de tamaño a veces no es posible obtener todo lo que con ellos podemos hacer en común, solamente con una embajada en su capital.

 

-¿Esto no implica una segunda embajada en algunos países? 
-No, no podríamos tener más de una embajada pero sí personas que trabajen en ello y que podrían tener eventualmente los rangos de embajadores.

 

-¿En qué se ha visto reflejada la evaluación a los embajadores que se impulsó? 
-En el caso de los embajadores, se había considerado que eran personas que no requerían evaluación pero nos parece que ellos son de lo más importante que tenemos para nuestro trabajo, y que por lo tanto están afectos a una evaluación. No solamente para poder evaluarlos, sino también para poder darles un Feedback de dónde tienen que mejorar. Su trabajo es muy demandante: tienen que trabajar en materias no sólo de relaciones exteriores, sino también comerciales manejando un equipo de gente relevante, tienen que colaborar con los consulados, tienen que trabajar en la dirección cultural; entonces, esos aspectos son evaluados, de manera de tener una conversación y poder decir dónde está lo positivo y dónde lo negativo. Y, naturalmente, también es un elemento para el Presidente y para el ministro, para tener la información y ver cuándo se deben hacer los cambios que correspondan.

 

-¿Esto se puede traducir en alguna salida? 
-Todas las evaluaciones tienen ese componente. De esta manera tendremos más antecedentes para tomar las decisiones.