Sala de Prensa
Diario El Mercurio, 05 de octubre de 2013 
El canciller Alfredo Moreno analiza los beneficios de los últimos acuerdos alcanzados y el interés de varias economías por sumarse al bloque:
"La Alianza del Pacífico no se ha hecho en contra de nadie, es un sistema de integración abierto a cualquier país"
Entre las ventajas adicionales a los tratados bilaterales vigentes de Chile con Perú, México y Colombia, no solo se eliminan las barreras comerciales, también las de movilidad de personas y de capitales, dice el ministro.
Comparte :



 

Por LINA CASTAÑEDA

La Alianza del Pacífico (AP) que integran Colombia, Chile, México y Perú es un mecanismo nuevo de integración económica y comercial que ha avanzado enormemente rápido, dice el ministro de Relaciones Exteriores, Alfredo Moreno, en cuya última gira ha tenido reuniones y conversado sobre el tema con autoridades de Estados Unidos y de Canadá.

En Nueva York tuvo una reunión con el secretario de Estado estadounidense, John Kerry. Estados Unidos -junto a China- es uno de los últimos países que fueron aceptados en el bloque como observadores, y Canadá uno de los primeros. A la fecha tienen esa calidad 20 economías.

En Toronto participó con el Primer Ministro de Canadá, Stephen Harper, en el lanzamiento de una nueva versión ampliada y mejorada del Tratado de Libre Comercio (TLC) que incorporó el tema de servicios financieros y modificó el método de resolución de controversias, perfeccionando el de compras públicas.

De ahí, el canciller se trasladó a Tailandia, uniéndose a la comitiva del Presidente Sebastián Piñera para la firma de un TLC con ese país, la quinta economía de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, en su sigla en inglés) con la que Chile firma un tratado: "Era una zona donde Chile no tenía un buen acceso para sus productos. Hemos firmado con Malasia, Vietnam y ahora Tailandia, y esperamos iniciar conversaciones con Indonesia".

-¿Hay ganancias adicionales para Chile en este primer acuerdo alcanzado en la AP a fines de agosto, si ya tiene convenios con los tres países?

"La gente entiende los TLC como tratados homogéneos, pero no lo son. La primera ganancia es que hay elementos que tienen nuestros tratados con Colombia, Perú y México que no tenían toda la apertura que nosotros hubiéramos querido y que la Alianza del Pacífico sí la tiene, porque incluye a todos los productos. Eso tiene ventajas para nuestra carne bovina, de cerdo y ave, y para la leche en polvo. Hay una serie de productos chilenos que tenían restricciones de acceso que ahora se eliminan".

"El 92% de los productos va a quedar libre de arancel aduanero, y el 7% de ellos quedará con libre arancel en un plazo de tres a siete años. Solo va a quedar el 1% de productos que tienen plazos más largos de desgravación y que en general equivalen a los plazos que tienen Colombia y Perú en los recientes acuerdos alcanzados con Estados Unidos, que incluyen cláusulas de nación más favorecida; y por lo tanto, si nos otorgaban rebaja arancelaria a nosotros, tendrían que haberla hecho extensiva a Estados Unidos".

-¿Qué otras ventajas?

"Es importante precisar que subsiste el tratado bilateral que Chile tiene con cada uno de esos países. Vamos a tener un acuerdo bilateral y además el de la AP. El mejor acceso entre los dos es el que vale. Otras ventajas adicionales son un mejor acceso por reglas de origen: un producto hecho en parte en Chile, en parte en Perú y/o en Colombia, puede ser vendido en México con los aranceles del bloque. Se resuelven obstáculos técnicos al comercio relacionados con el tema fitosanitario; tenemos capítulos de contratación pública, es decir, le podemos vender al fisco o al Estado, acuerdo que teníamos vigente con México y Colombia, no así con Perú".

"Estamos abriendo embajadas y oficinas comerciales juntos; comprando espacios en ferias internacionales y promoviendo la inversión extranjera en conjunto, como lo hicieron los mandatarios en Nueva York. Hemos juntado las bolsas de Chile, Perú y Colombia, y en los próximos meses se unirá México. Estamos eliminando las barreras en la movilidad de las personas".

-¿Incluirán acuerdos tributarios para facilitar la fusión de empresas?

"Es una proposición que ha hecho el Consejo Empresarial de la Alianza del Pacífico, como una manera de ir a un segundo paso. Hoy día, si dos empresas chilenas se juntan no pagan impuestos, pero si se junta una empresa chilena con una colombiana, peruana y/o mexicana, o dos de distinta nacionalidad, entonces opera el impuesto a las ganancias de capital".

"Lo que se ha sugerido es que eso se pueda facilitar y lo estamos analizando. Hay una buena disposición, nos parece una muy buena idea, pero hay que estudiar cómo se puede hacer".

 

País observador

-¿Qué implica la calidad de país observador?

"Normalmente, los países que son observadores en los organismos internacionales son más bien pasivos, pero creemos que es tal el interés y la relevancia de los países que han ingresado y otros que han solicitado hacerlo, que debemos aprovechar la oportunidad de ver de qué manera podemos colaborar y tener ventajas para todos".

-¿Las economías abiertas de la AP se contraponen con un esquema proteccionista del Mercosur?

"La Alianza del Pacífico no se ha hecho en contra de nadie, es un sistema de integración abierto a cualquier país. Consideramos que la manera positiva de integrarse que tienen los países es eliminar las barreras, buscar una relación lo más libre posible en todos los factores: movilidad de las personas, movilidad de los bienes, de los servicios y de los capitales, pero al mismo tiempo no aislarse del resto del mundo ni proteger a ciertas industrias y sectores, sino por el contrario, que cada país mantenga su política respecto de cómo operar en el mundo y ojalá lo más abierto posible".

"Pensamos que el sector privado, principalmente, la iniciativa privada y el emprendimiento van generando nuevos negocios e industrias que redundan en beneficio del desarrollo de los países y del bienestar de sus habitantes. Hace tiempo que Chile en forma individual optó por ese camino, se retiró del Pacto Andino, no fue miembro pleno del Mercosur sino un Estado asociado, y abrió su economía, bajando unilateralmente los aranceles, y ha continuado esa apertura en los últimos 30 a 40 años a través de los TLC, lo que le ha dado muy buenos resultados".

 

"La movilidad de bienes, de servicios y de personas son elementos comunes que tiene la AP con la Unión Europea, y eso ha traído un gran desarrollo, paz, amistad y cooperación a ese continente".

La inversión en la interconexión eléctrica entre los países es "perfectamente abordable"

-¿Cuáles son los avances en materia de interconexión eléctrica?

"En el caso chileno tenemos dos tipos de trabajo. Uno de ellos en forma bilateral con Perú, donde trabajan los dos ministerios de Energía y un grupo un poco más ampliado que la AP, donde están Colombia, Perú, Chile, Ecuador y Bolivia, en que las cancillerías y los ministerios de Energía de los cinco países, con la ayuda del Banco Interamericano de Inversiones, estamos viendo la opción de interconectar los sistemas".

"Hoy hay del orden de 60 kilómetros que habría que construir para terminar de conectar a estos cinco países. Además, se necesita aumentar las potencias para la transmisión. Colombia tiene un gran superávit de energía y Chile un gran déficit en el norte. No son tan grandes las inversiones que hay que hacer. Estamos revisando el monto, pero parece algo perfectamente abordable".

"Hay un segundo grupo, donde con estos cinco países se están estudiando los sistemas de regulación que son muy diferentes entre sí, para ver cómo podría funcionar un sistema integrado; cómo se determinaría la central que tiene que generar; cómo se determina el precio de compra, de venta y de transporte de la energía. Y una vez que lo tengamos estudiado, ver cuál podría ser la regulación del sistema integrado".