Sala de Prensa
Viernes, 25 de enero 2013 
Entrevista con Director de la AGCI Diario El Pulso
Jorge Daccarett "Hoy tenemos necesidades de cooperación mucho más sofisticadas"
El director de la Agencia de Cooperación asegura que hoy Chile dejó de ser un país receptor. Insiste en que nuestro país ha pasado a tener un rol estratégico en la relación de Europa con el resto de América.
Comparte :
Volver
Enviar
Imprimir
Aumentar tamaño de fuente Disminuir tamaño de fuente

 

Una entrevista de MARÍA ELENA ÁLVAREZ Durante este fin de semana todo el equipo de la Cancillería chilena estará focalizado en la realización de la cumbre de la UE y Celac. Una de las divisiones que tendrá un rol fundamental dentro de esta cita es la Agencia de Cooperación Internacional, liderada actualmente por el director ejecutivo, Jorge Daccarett. Y es que durante los últimos años, las relaciones de cooperación de Chile con el resto de los países de la región y Europa han sufrido cambios importantes. Pese a reconocer que en un principio causó cierto temor el anuncio de la Unión Europea del cese de la cooperación económica hoy asegura que es un paso importante para consolidar el fortalecimiento económico del país.

 

Según Daccarett, Chile se ha convertido en un muy buen referente para la región. Esto producto de la buena experiencia adquirida durante la última década con la relación con Europa. De esta forma uno de los mayores desafíos de la agencia actualmente es potenciar el rol de Chile como un donante dentro de la región.

 

¿En qué momento Chile se convierte en un país que no requiere la cooperación de años atrás?

-Cuando llegas a un cierto PIB per cápita. Uno de los hitos es cuando Chile entra a la OCDE, cómo justifica un país a sus contribuyentes que está contribuyendo con Chile cuando la gente viene a Chile y se da cuenta que es un país "desarrollado". Nosotros que vivimos acá sabemos que todavía tenemos brecha y la discusión que siempre tenemos con los países donantes es que probablemente ya no necesitemos un financiamiento en infraestructura, pero sí es evidente que graduarse no significa alcanzar el desarrollo. Escomo un niño de 15 años y uno de cinco. El niño de 15 se gradúa de las necesidades del de cinco, pero ese de igual forma tiene nuevas necesidades.

 

¿Eso significa que hoy debemos fijar otras necesidades?

-Tenemos necesidades mucho más sofisticadas, por ejemplo todo el tema de la educación técnico profesional, A medida que vamos avanzando en desarrollo nos vamos dando cuenta que tenemos otras necesidades y eso significa que la relación con estos socios de cooperación pasa a ser una relación también de asistencia técnica en mesas de debate, en compartir experiencias de políticas públicas.

 

La Unión Europea le anunció el año pasado a un grupo de países entre los cuales está Chile, que se gradúan de ser receptores y que los programas terminan.

 

¿Este es un fenómeno que sucede en otros países de Latinoamérica o se da sólo en Chile?

-Por supuesto. Prácticamente en todos. Con los únicos países con que Europa sigue trabajando focalizado la mayoría están en Centroamérica. Dentro de Sudamérica según entiendo serían Bolivia y Paraguay. Hay una alarma cuando en Europa, de la noche a la mañana, anuncia al resto de los países que se termina la ayuda. Uno de pregunta, ¿qué va a pasar con nosotros? En ese caso Chile tiene una posición privilegiada, la relación no se corta, sino que muta, se transforma en una relación de pares, de iguales, horizontal. Lo otro es que nosotros entramos a ser un socio dentro de programas regionales que va a abordar la Unión Europea.

 

Hay un instrumento que ellos tienen y que se llama "LAIF". Chile pasa a ser un socio estratégico en cómo Europa se relaciona con Latinoamérica, pero especialmente y esa es una de las materias que estamos empezando a discutir, es ¿cómo lo hacemos? Chile está liderando la modalidad de cooperación triangular dentro de América Latina y el Caribe, eso significa que en conjunto con otros socios, como lo hacemos con Estados Unidos Japón, o Alemania, colaboramos con un tercer país de nuestra región. Todo lo que hemos aprendido o toda la competencia que hemos instalado con el aporte europeo queremos replicarla con los demás países de Latinoamérica.

 

Así se expande el modelo chilenoeuropeo en otros países con los cuales nosotros también podemos tener una relación directa, estrecha, cercana, de iguales.

 

¿Cómo ha evolucionado entonces el rol de la agencia de cooperación internacional?

-Chile ha cambiado. La arquitectura mundial de la cooperación ha cambiado. Antes Chile era un país receptor, hoy es un país con un doble rol: receptor, pero a la vez cooperador. No sería correcto decir donante porque nuestra política no es de donación, no es de cooperación financiera, nosotros tenemos una cooperación Sur-sur, de asistencia técnica para compartir poli ticas públicas en países de nuestra región. Esto tiene una premisa fundamental: orientar una demanda es decir, lo que nos piden es lo que nosotros le otorgamos. Somos un país muy admirado en las políticas de desarrollo que hemos alcanzado por lo tanto vienen con muchas demandas de cooperación en temas de desarrollo social, de igualdad de género, de apertura comercial o seguridad alimentaria.

 

¿Chile en ese sentido ha adoptado un rol protagónico en la región o existen países con una situación similar?

-Somos un muy buen referente dentro de nuestra región, especialmente en Centroamérica y el Caribe. Somos altamente valorados, también por los socios de cooperación que nos buscan para trabajar en la región. No es que nosotros hayamos buscado un liderazgo, sino que este rol de plataforma se ha ¡do dando por hacer bien el trabajo, por tener trasparencia, por hacer seguimiento y medir resultados. Nuestros mejores socios dentro de la región están dentro la Alianza del Pacífico: con México, Colombia y Perú trabajamos estupendamente y hemos tratado de expandir nuestra colaboración dentro de otros países de la región. Ahora estamos empezando un proyecto muy interesante con Argentina, y con Haití tenemos un gran proyecto de educación preescolar. Y con Brasil la verdad es que tenemos una estupenda relación, pero no hemos todavía trabajado proyectos en conjunto. Sin embargo, vamos a empezar a hacerlo próximamente.

¿En términos prácticos ahora que Chile cambio su rol, como se explica la relación que actualmente tenemos con la Unión Europea?

-Ahora es una cooperación de relación tanto de políticas de asistencia técnicas como también de colaborar en conjunto a otros países de la región.

¿Cómo se ha ido materializando este nuevo rol de Chile? -En el sentido de trabajar en conjunto, en el sentido más horizontal en vernos como un socio valido para trabajar dentro de la región. Y por supuesto, también una muestra de la estupenda relación es la realización de esta cumbre de esta magnitud en Chile.