Sala de Prensa
Usted está en:  Portada  > Sala de Prensa
Viernes, 10 de mayo de 2019 
Investigador del proyecto forma parte del PROCIEN
Estudio de impacto de congelamiento y descongelamiento de suelo antártico fue apoyado por INACH
Comparte :

Imagen foto_00000002

El retroceso de los glaciares en el continente antártico va dejando al descubierto una superficie donde es posible ver cómo el clima y el tipo de roca influyen -desde el comienzo- en el proceso de formación del suelo, mostrando un gradiente temporal en el paisaje. "El sector de bahía Fildes ha sufrido una importante tasa de aumento de temperatura y consideramos que la frecuencia del ciclo de congelamiento y descongelamiento del suelo es mayor y más intenso", señala Francisco Matus, científico de la Universidad de la Frontera (UFRO).

Recientemente, con ayuda del Instituto Antártico Chileno (INACH) del Ministerio de Relaciones Exteriores, el proyecto tuvo sus primeros trabajos en terreno, en la isla Rey Jorge, donde el investigador permaneció casi un mes en la base "Profesor Julio Escudero" del instituto. Allí efectuó el primer trabajo en terreno de esta iniciativa del Programa Nacional de Ciencia Antártica (PROCIEN) sobre los ciclos de descongelación-congelación sobre el secuestro de carbono.

La investigación abordará la formación de materia orgánica a partir de organismos como musgos y plantas vasculares (vegetación) que dan vida al suelo, "alojando y alimentando una flora bacteriana y de hongos muy rica, que también pueden servir como fuente para otras investigaciones bioquímicas", indica Matus.

Imagen foto_00000003

"Creemos que la frecuencia de la intensidad del congelamiento y descongelamiento, va a provocar un efecto denominado priming, (...) dado por una mineralización extra de carbono de lo que nosotros esperábamos", añade el científico.

Alrededor del 3% de terreno que no está cubierto por hielo en el continente blanco contiene mucho suelo, lo que hace muy interesante poder observar cómo la roca se descompone y permite la existencia de líquenes y otros organismos.

El proyecto de Matus y su equipo de investigación durará cuatro años (2018-2021), en los que estarán avocados a responder preguntas entorno a los efectos de la congelación/descongelación a tres rangos de temperatura, realizando un muestreo en sectores de península Fildes, isla Ardley y bahía Collins.