Sala de Prensa
El Mercurio, Sábado 08 de febrero de 2014 
El canciller Alfredo Moreno tras la reunión que duró 14 horas:
"Era fundamental que se respetaran los derechos que la Corte establece para Chile"
El ministro de Relaciones Exteriores quien partió a Colombia a la cita de la Alianza del Pacífico, afirma que la extensa reunión del 2+2 con Perú tuvo un resultado positivo y que el fallo estará ejecutado en 60 días.
Comparte :

Imagen foto_00000001

Lo importante es que la norma de Perú tiene que ser perfectamente consistente con la Convención de los Derechos del Mar".

G. PARDO

"No llevo corbata, porI que estoy a punto  de tomar un vuelo a  Colombia", dice el - canciller Alfredo Moreno, refiriéndose a la Cumbre de la Alianza del Pacífico que se inicia el lunes, en Cartagena de Indias.

El ministro de Relaciones Exteriores está sentado en su despacho, en el mismo lugar donde la noche del jueves y hasta la madrugada del viernes trabajó junto a la canciller peruana, Eda Rivas y con los ministros de Defensa, Rodrigo Hinzpeter (Chile) y Pedro Cateriano (Perú), en la reunión del 2+2.

Dice que durmió tres horas luego de una jornada que duró 14, y que finalizó con una declaración conjunta de nueve puntos, lo que se convirtió, en la práctica, en el inicio de la implementación del fallo de La Haya.

Según el ministro, uno de los temas fundamentales era que se resguardaran los derechos que la Corte le reconoció a Chile, y afirma que eso se logró.

Consultado sobre la buena evaluación que ha obtenido en las encuestas dice que lo pone "contento", sobre todo al final de un proceso de cuatro años.

—Esta reunión ha sido calificada como maratónica y se dice que habría habido dificultad para llegar a un acuerdo.

—Pienso que hay que mirar el proceso completo. Los presidentes Pinera y Húmala dijeron que el camino para la implementación era la reunión del 2+2 y, diez días después de emitido el fallo, hemos determinado el camino preciso para poder ejecutarlo. Esto significa que en 60 días el fallo estará ejecutado. Lo hemos hecho, además, con un tema que para nosotros era fundamental, es decir, que se respetaran los derechos que la Corte establece para nuestro país.

"Que los límites del país no puedan ponerse de nuevo en cuestión"

—¿Cuáles son esos derechos?

—Son de dos tipos. Lo primero es que los límites del país no se pongan de nuevo en cuestión, sino que queden claramente determinados y señalizados mediante este proceso de fijar exactamente las coordenadas. Esto equivaldría a una demarcación, si se tratara de una frontera terrestre. En segundo lugar, lo que estamos haciendo aquí no es transferir territorios, sino derechos sobre territorios.

—¿Cómo se explica eso?

—De acuerdo con la Conve cción del Mar, lo que se establece es qi te las primeras doce millas son mar soberano pero lo que sigue más allá da esa distancia, y hasta las 200 millas, es solamente zona económica exclu siva, donde los países solo tienen derechos económicos. Lo que se está transfiriendo aquí son derechos económicos sobre determinada zona. Y tenía que quedar muy claro que todo el resto de los derechos quedan a disposición de Chile y de la comunidad internacional. Y asilo hemos acordado con Perú, no solo respecto de las áreas que han sido asignadas por el fallo a ese país, sino sobre todo su dominio marítimo.

—Pero Perú afirma que no adhiere a la Convemar. ¿Eso genera alguna diferencia?

—Es un tema que se ha discutido en Perú por muchos años. Chile es signatario y parte de la Convemar, y hay otros países que no son firmantes de ella, pero cuya legislación es plenamente consistente con la Convemar.

Ambos países hemos declarado ayer que, independientemente de cuál sea la legislación interna, el fallo y esta norma que ha creado la Corte están por encima del derecho interno de cualquiera de los dos países. Es un proceso interno del Perú determinar las normas y cómo se adecúan, pero lo importante es que la norma de Perú tiene que ser perfectamente consistente con la Convención de los Derechos del Mar.

—¿Qué implica eso para Chile en términos reales?

—Eso significa que Chile tiene libertad de navegación en la zona económica exclusiva, que en este caso pasaría a ser la mayor parte del dominio marítimo del Perú, todo lo que está sobre 12 millas. También, la plena libertad de aeronavegación. Y no solo Chile, sino que los barcos que van a nuestros puertos y que son de otra bandera. Esto también tiene que ver con otro tipo de cuestiones, como la instalación de cables submarinos, tuberías, comunicaciones, etc.

Cartografía: "Con total precisión y total acuerdo"

—¿Es posible tener una nueva cartografía entre dos países lista en menos de 60 días? Aquí lo importante era no caer en lo que señalaban algunas personas, creo que con un grado de irresponsabilidad, de que se podía realizar en 48 horas. Esto debe hacerse con total precisión y con total acuerdo. Por lo tanto, diseñamos un procedimiento en común, con pleno acuerdo de los organismos técnicos peruanos y chilenos. Todo esto con los instrumentos más modernos y con fotografías previas. Eso dio como resultado que en 60 días vamos a tener una cartografía que será vista y revisada por el 2+2 en Lima. Y estará todo listo para terminar de ejecutar el fallo en ese instante.

¿Cuánta dificultad hubo para ponerse de acuerdo durante la cita?

—Estamos hablando de materias complejas y de un fallo anunciado hace solo 10 días. Los presidentes decidieron que fuera a través del 2+2. Y en esta instancia, tradicionalmente primero hay reuniones de altos oficiales de ambos países, luego se retinen los subsecretarios. Y cuando llegan los ministros, se toman las decisiones finales. En este caso, tuvimos que partir de cero.

—Usted planteó al término de la reunión, respecto del llamado triángulo terrestre, que Chile tiene una posición y Perú otra. ¿No es un tema que se tratara?

—La reunión de ayer y el trabajo se orientó a la ejecución del fallo. El fallo no se refiere a la frontera terrestre y por lo tanto, no hay una ejecución del fallo en la frontera terrestre. Para Chile, no hay ninguna discusión respecto del tema terrestre. Lo que hay aquí es algo muy simple. En el juicio de La Haya, Perú sostuvo que este triángulo, que es chileno, en realidad era peruano, que el límite se encontraba más al sur, en un punto denominado 266. La Corte no se ha pronunciado por la tierra, pero sí se ha pronunciado sobre el mar, y ha dicho que es chileno. El fallo no entra en el tema terrestre y, en ese sentido, no tenemos nada que implementar.

"Aquí no hay ninguna controversia"

—Pero en Perú afirman que no quedan temas fronterizos pendientes con Chile precisamente porque ese territorio es peruano.

—Nosotros consideramos que aquí no hay ninguna controversia sobre ese tema. El triángulo es chileno.

—En la declaración conjunta de ayer se señala que se buscará liberar naves peruanas retenidas en Arica, las que se encuentran con multas. ¿Es una especie de gesto o concesión de Chile a Perú?

De concesión no, porque esto depende de los tribunales, no depende del Ejecutivo. Son los jueces los que determinarán qué es lo que se puede hacer. Lo que sucede es que hay personas que, como resultado de haber infringido la ley de pesca con sus barcos, han sido objeto de una multa. Lo que hemos buscado es, respetando completamente la legislación chilena, una manera de que podamos resolver este tema.

—¿Cómo definiría la relación que tuvo con la canciller Rivas durante el proceso?

Nosotros tenemos una muy buena relación. Con la canciller Rivas hemos trabajado extraordinariamente bien y le agradezco su colaboración.

Durante todo el proceso ha habido un trabajo con distintas instituciones civiles y militares, con empresarios, con las iglesias, los centros de estudios...

Todo eso colaboró a que el espíritu y el ambiente en los cuales se recibió el fallo fueran de tranquilidad y serenidad y nos permitiera acometer la implementación tan rápido, de buena forma y de manera técnica, asegurando los derechos de ambas partes. Si se alarga el lapso de implementación siempre es un período difícil. ¦ Lo que hay aquí es algo muy simple. En el juicio de La Haya Perú sostuvo que este triángulo, que es chileno, en realidad era peruano, que el límite se encontraba más al sur, en un punto denominado 266".

El fallo no se refiere a la frontera terrestre y, por lo tanto, no hay una ejecución del fallo en la frontera terrestre.

Para Chile no hay ninguna discusión respecto de ese tema".