Sala de Prensa
Entrevista Canciller Moreno en diario El Mercurio 12-02-2012 
El Canciller Alfredo Moreno analiza el escenario vecinal:
"El caso de Argentina e Inglaterra por las Malvinas es absolutamente distinto de la situación de Bolivia y Chile "
Comparte :
Imagen foto_77013
Imagen foto_24119
  • El ministro de RR.EE. afirma que el respaldo a la reclamación del país trasandino es parte de un apoyo histórico por parte de Chile, y explica que "entre Argentina e Inglaterra no hay ningún tratado por el que Argentina le haya cedido la soberanía de las islas Malvinas a Inglaterra, o viceversa. Pero en el caso de Chile y Bolivia, hay un tratado (1904) respecto de los límites entre ambos países".

 

Gabriel Pardo

 

El canciller Alfredo Moreno sube cada mañana a pie los 15 pisos que lo separan de su oficina.

 

Dice que eso le ayuda a estar en forma. Es más, carga un pequeño dispositivo en su cinturón que le indica la cantidad de pisos que ha subido en el día, el número exacto de calorías que quema e incluso si durmió bien o mal.

 

Con la misma exactitud, el ministro de Relaciones Exteriores usa las palabras para referirse a la situación vecinal que ha tenido a su ministerio en el centro de la noticia.

 

Canciller, si tuviera que calificar la situación que se vive hoy respecto de las Malvinas, ¿cuál es la posición de Chile ante esta polémica que se ha abierto entre Argentina e Inglaterra?

 

- Chile ha ratificado su posición histórica de siempre, que es de respaldo a la soberanía y a la reclamación de Argentina sobre las islas Malvinas y ha llamado a que esto sea resuelto a base de conversaciones entre ambos países. Esta es la misma posición que ha tenido Chile desde que este tema se trata en Naciones Unidas; es decir, desde la década del 60, la misma que ha tenido desde que se creó el comité de Descolonización de Naciones Unidas, en los años 90. Chile, en forma permanente, sin cambio alguno a lo largo del tiempo, ha apoyado la reclamación de soberanía argentina y llamado a que esto sea resuelto en una negociación bilateral entre ambos países.

 

Es posible hacer una comparación entre el apoyo que está dando Chile a la reclamación argentina y lo que ocurre con el caso de Bolivia y su aspiración marítima frente a Chile? ¿Son comparables? Algunos piensan que Chile se expone al tratar el tema de Argentina como tema regional y no bilateral.

 

- El caso de Argentina e Inglaterra por las Malvinas es absolutamente distinto de la situación de Bolivia y Chile. Entre Argentina e Inglaterra no hay ningún tratado por el cual Argentina le haya cedido la soberanía de las islas Malvinas a Inglaterra, o viceversa. Pero en el caso de Chile y Bolivia, hay un tratado (1904) en el que los dos países llegaron a un acuerdo hace más de 100 años respecto de los límites entre ambos y que también otorga el más amplio derecho de libre tránsito por nuestros puertos a Bolivia. Y ese tratado se ha cumplido y respetado cabalmente en estos años, lo que es reconocido por todos los países. Nunca ha habido una duda respecto de los límites entre Chile y Bolivia. Las diferencias con el caso entre Argentina e Inglaterra no pueden ser más claras. De tal manera, que aquellos que ven similitudes, desconocen aspectos básicos de ambos casos.

 

El tema de la prohibición de que buques circulen con bandera de las Malvinas se ha interpretado como un "bloqueo económico" de parte de Chile, que podría vulnerar principios de libre comercio.

 

- Es importante que la gente lo tenga claro. Lo que ha hecho Chile, y no sólo Chile -sino que todos los países de la región-, es decir que no aceptará buques que usen la bandera de las islas, dado que es una bandera que nosotros no reconocemos. Cualquier buque comercial -usando otra bandera- que vaya o venga de las Malvinas no va a tener ningún problema en los puertos chilenos ni en ningún otro país del continente. Esto es solamente una manera de reflejar nuestro apoyo y nuestra posición respecto de quién tiene la soberanía sobre las islas.

 

Se ha dicho que esto podría afectar la libre navegación por el Estrecho de Magallanes.

 

- La libre navegación por el Estrecho de Magallanes está asegurada por la legislación internacional y adicionalmente está asegurada por el Tratado de Paz y Amistad de Chile y Argentina, de 1984, que establece la más plena libertad para transitar por el Estrecho de Magallanes. Y eso se ha cumplido siempre. Es más, lo que se habla de las banderas de las islas Malvinas o Falklands, es algo que ha llamado la atención ahora en una declaración del Mercosur a propósito de que no se dejó entrar a un barco en Uruguay. Pero ese mismo acuerdo había sido tomado en Unasur un año antes, en 2010. A veces, cuando las noticias aparecen en los titulares, la gente se sorprende y cree que hay alguna diferencia, pero nunca Chile ha tenido una posición distinta.

 

¿El gobierno argentino ha propuesto otras medidas?

 

- El gobierno argentino nunca ha propuesto -ni a nosotros ni a otros países- un bloqueo económico, algo que afecte a la comunidad de las Malvinas. Lo mismo se aplica a los vuelos. Se ha hecho mucha discusión respecto de éstos, pero yo no cesaré de repetir -como lo han hecho nuestro embajador, Adolfo Zaldívar, y el embajador argentino, Ginés González- que a pesar de todas las informaciones de prensa, no ha habido ninguna conversación ni solicitud ni cuestionamiento a los vuelos que hay entre Punta Arenas y las Malvinas. Así que hay mucha especulación.

 

 

Apoyar esta reclamación de soberanía de Argentina, ¿no afecta las relaciones de Chile con Inglaterra?

 

- Tenemos una excelente relación con el Reino Unido y en nada afecta nuestras relaciones. Los países podemos tener excelentes relaciones y diferencias en un caso particular. En el tema de las Malvinas, tenemos una opinión diferente, que la hemos tenido en forma permanente, desde hace muchos años.

 

Apoyo chileno a los ingleses en la guerra: "Hoy hay la madurez suficiente para observar los hechos históricos con ecuanimidad a ambos lados de la cordillera"

 

Respecto de los sucesos de la guerra de las Malvinas, ¿puede complicar las relaciones entre Chile y Argentina el hecho de que Chile le haya dado apoyo a través de la Fuerzas Armadas a los ingleses?

 

- Creo que la relación entre Chile y Argentina ha tenido avances extraordinarios en las últimas décadas. Sobre todo a partir del Tratado de Paz y Amistad del año 84. Hoy día, las relaciones están en un inmejorable pie y creo que tienen la madurez suficiente para observar los hechos históricos con suficiente ecuanimidad a ambos lados de la cordillera.

 

Sin embargo, podrían venir desclasificaciones de documentos donde aparezca el rol que tuvo Chile en la guerra de las Malvinas. ¿Eso tensionará las relaciones?

 

- Confío plenamente en que no ocurrirá. Por lo demás, los hechos históricos son bastante conocidos y creo que hoy día la situación de Chile y Argentina es de excelentes relaciones, y en el tema de las Malvinas es de bastante claridad.

 

Restricciones argentinas a las importaciones: "Creemos que nunca se justifican las trabas al comercio"

 

Existe otro tema de por medio: las restricciones que Argentina ha impuesto a las importaciones. ¿Eso se condice con el apoyo que Chile le está dando al país vecino en otras instancias, como la de las Malvinas? Eso complica la relación económica entre ambos países.

 

- Nosotros creemos que nunca se justifican las trabas al comercio y apoyamos el libre comercio. Ahora, efectivamente, en Argentina, por razones de política interna que no tienen que ver específicamente con Chile sino que con todos los extranjeros que le venden productos a ese país, ha habido dificultades. Esperamos que Argentina coopere en que esas regulaciones no obstaculicen un comercio que, en el caso de Chile, es sumamente favorable a Argentina. Las exportaciones de Argentina a Chile son varias veces las exportaciones de Chile hacia Argentina. Pero en este caso, particularmente no habría razón alguna.

 

En su opinión, ¿son trabas injustas para Chile de parte de Argentina?

 

- Lo que puedo decir es que son trabas que no corresponden. No ayudan a que pueda crecer el comercio, que es positivo para todos. La propia Argentina y también Chile, en todos los organismos internacionales, han dicho que en medio de la crisis, en vez de tener proteccionismo, lo que debemos hacer es incrementar el comercio intrarregional, aprovechando que esta región está mejor que otras, soportando la crisis. Una buena defensa es hacer crecer nuestro comercio regional. Este tipo de regulaciones no colaboran para que eso se logre.

 

Usted ha señalado que no estamos pagando ningún costo por mantener esta posición. ¿Lo dice porque desde Inglaterra han dando a entender eso o sólo es una convicción del Gobierno chileno?

 

- A mí me parece que es un hecho. Dado que esto no es más que la expresión de la posición que ha tenido Chile. Y dados la buena relación que tenemos con Inglaterra y el entendimiento mutuo de las dos partes. Eso hace que no haya ningún cambio en la relación.

Eventual demanda de Bolivia: "Es un camino que no conduce a resultados"

 

¿Chile se está preparando para el escenario de que Bolivia presente una demanda ante tribunales internacionales con su aspiración marítima?

 

- Para Chile, ojalá que esta situación planteada por Bolivia se resuelva trabajando juntos. Esa es la mejor manera de buscarle solución a cualquier necesidad que tenga Bolivia, de un mejor acceso al mar, o de tener facilidades adicionales, etcetera. Son el diálogo y el trabajo en conjunto la solución. De hecho, yo recuerdo que el día 23 de marzo del año pasado, en una entrevista en su propio diario, Evo Morales dijo que había un trabajo muy fructífero entre ambos países. Desgraciadamente, ese mismo día en la tarde, en el discurso que hizo en una concentración masiva por el Día del Mar, dijo lo contrario, y desde ahí ha transitado hacia un camino de demandas jurídicas. Todavía estamos a tiempo de retomar el camino que nosotros creemos es el más fructífero. Indudablemente que todos los anuncios que ha hecho Bolivia nos han obligado a tomarlos seriamente y a estar preparados para actuar.

 

Entonces, Chile se prepara para una eventual demanda...

 

- Por supuesto.

 

En opinión del Gobierno chileno, que Bolivia presente esa demanda, ¿es un error?

 

Más que un error, creemos que es un camino que no conduce a resultados. Las relaciones de Chile y Bolivia están regidas por un tratado que tiene años de aprobado por ambos gobiernos y reconocido por toda la comunidad internacional. Por lo demás, Bolivia reclamó sobre este tratado en 1920 a la Liga de las Naciones, y se nombró a un comité de tres jueces. Por tres a cero se le encontró la razón a Chile y que cualquier modificación de un tratado correspondía exclusivamente a las partes. Eso fue en 1920. Estamos en 2012. El tratado no puede ser más válido y representativo de los derechos de cada uno de los países.

 

¿Usted le haría un llamado a Evo Morales a evitar hacer esa demanda?

 

- Se lo hemos dicho al Presidente Morales públicamente. Los tratados son acuerdos entre estados. Hoy se habla de buscar nuevos acuerdos, pero para eso es necesario respetar los que ya tenemos. Chile en eso ha sido muy claro frente a lo que está dispuesto y no está dispuesto a hacer. Ha expresado que no está dispuesto a entregar un territorio soberano y que en el resto de las cosas está abierto a buscar soluciones para que Bolivia tenga un mejor acceso al mar.

 

Se ha hablado de que una posible demanda boliviana podría complicar a Chile en el escenario regional, dado que ya enfrenta un juicio en La Haya con Perú. ¿Cómo interpreta esa tesis?

 

- Yo preferiría que se privilegiara el diálogo. Sin embargo, si la demanda se presenta, Chile va a hacer valer sus derechos ante los organismos internacionales a que recurra Bolivia.

 

Juicio en La Haya: "El primer semestre de 2013 tendremos fallo"

 

¿Cómo cree que se está dando la última etapa del juicio en La Haya?

 

- Efectivamente, estamos entrando en la última etapa. Ya está sesionando la nueva corte con dos miembros nuevos. Van a fijar la agenda del año en las próximas semanas, así que muy pronto vamos a saber cuál es la fecha para los alegatos orales. Esos alegatos duran dos semanas, y una vez finiquitadas esas dos semanas, que pensamos serán en el último trimestre, la Corte se toma del orden de seis meses para dar un fallo final. Probablemente, en el primer semestre del año 2013 vamos a tener un fallo.

 

 

Imagen¿Chile está preparado para un eventual triunfo o una eventual derrota en La Haya?

 

- Creo que lo importante es que la gente entienda que estamos ante un tribunal serio ante el cual Chile se ha comprometido con el fallo, al igual que Perú. Chile tiene elementos muy sólidos para sustentar su caso. En ese sentido, la gente tiene que estar tranquila y confiada en lo que se está haciendo.

 

El hecho de que el Presidente peruano sea Ollanta Humala, quien históricamente ha tenido una posición dura frente a este tema, ¿puede tensionar las relaciones entre ambos países?

 

- Las relaciones con Perú están en buen pie, cuestión que también era así durante el gobierno de Alan García. Estamos teniendo grandes avances en comercio, inversiones, migraciones, etc. Estamos trabajando para realizar la Alianza del Pacífico con Colombia y México. Si bien tenemos esta diferencia sobre el límite marítimo, las relaciones están en buen pie.

 

Pero pueden tensionarse las relaciones cuando se sepan los resultados...

 

- Lo importante es que los países entiendan que aquí hay un tribunal que es el que va a decidir respecto de los derechos de cada uno. Y en eso, el trabajo de Chile ha sido muy contundente, muy serio y con todos los antecedentes. No sólo con todas las bases legales de por qué la posición de Chile es correcta, sino también como ya por más de 60 años se ha vivido de esa manera y ha sido respetado por la comunidad internacional.

 

¿Se podría hacer un pronóstico de lo que va a suceder? ¿Existen más probabilidades de que Chile sea exitoso en esta demanda?

 

- Puedo decir que tanto yo como el equipo que trabaja en esto tenemos plena confianza en el trabajo que se está realizando, por la contundencia de los argumentos. Usted tiene que considerar que conocemos los argumentos peruanos perfectamente, porque conocemos los documentos. Son reservados en este momento. Antes de iniciarse los alegatos orales, van a ser públicos, y las personas podrán conocer cuáles son las bases jurídicas de lo que reclama cada una de las partes.

 

Los casos de supuestos espionajes que involucraron a chilenos en Perú y que finalmente fueron liberados, ¿puede interpretarse como una "provocación de parte de Perú", como se ha dicho?

 

- Me parece que para nada. Casos como éstos han sucedido tanto en Chile como en Perú. Hace no mucho tuvimos cuatro personas de nacionalidad peruana en una zona restringida, contigua a una base aérea chilena. Y el procedimiento es el mismo que en Perú. Hay una norma que cumplir por haber incurrido en una falta. Y cuando se comprueba que no hay argumentos para acusarlos, se los deja en libertad. En esto hemos tenido la total cooperación de parte de las autoridades peruanas. Así como Chile ha cumplido los procedimientos cuando ha sucedido algo acá.

 

¿Son exageradas las hipótesis de conflicto bélico entre Perú y Chile luego de conocerse el fallo de La Haya?

 

- Aquí hay un tribunal que resuelve, y ambos países están comprometidos a cumplir el fallo. No me cabe ninguna duda de que así lo harán. Ambos son respetuosos del derecho internacional y el camino de ambos países es de integración. Tenemos mucho en común. Espero que el resultado del fallo permita dar un paso adelante en la relación de ambos países, porque eliminará el único punto de discrepancia que tenemos.

 

El Balance y las Definiciones del canciller:

"Hemos hecho una política de Estado representando los intereses del país, no de un sector o de otro"

 

En el ámbito personal, ¿cuál es su balance a dos años de ser nombrado canciller?

 

- En estos dos años se ha hecho un muy buen trabajo. Eso se ha visto reflejado en las encuestas. Las relaciones internacionales del país son bien evaluadas. Hemos hecho una política de Estado representando los intereses del país, no de un sector o de otro. En el campo internacional global, Chile está en una posición que ha consolidado, de respeto y valoración. Hemos seguido insistiendo en el campo del desarrollo económico y en campos como los derechos humanos. Chile fue elegido con la primera mayoría en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Hemos hecho el reconocimiento de Palestina; hemos tenido en Chile al Presidente Barack Obama, quien hizo su discurso para América Latina desde nuestro país.

 

¿Cómo calificaría el desempeño de las representaciones chilenas en el exterior?

 

- Hemos puesto un énfasis en el servicio a los chilenos en el exterior, enfatizando precisamente eso, que estamos a su servicio. El último caso lo vimos en la tragedia del crucero "Costa Concordia", donde Chile fue uno de los primeros países en ir en apoyo de sus connacionales. También tuvimos esa actitud en la crisis de la Primavera Árabe; tras el terremoto de Japón, y en otras coyunturas.

 

El embajador en Estados Unidos, Arturo Fermandois, habló de su partida voluntaria de la embajada. ¿Qué opina?

 

-El embajador Fermandois me lo había planteado hace un tiempo y estuvo dispuesto a prolongar su estadía hasta que encontráramos la persona para asumir esa misión. Una vez definido el nombre de Felipe Bulnes, pudimos liberar a Arturo Fermandois. A Bulnes lo conozco hace muchos años y tengo alta valoración de sus capacidades.

 

¿Cuáles son los desafíos que vienen en lo que resta del gobierno?

 

- Creo que tenemos que insistir en el tema de la integración. En lo que se refiere a la región, ésa es la clave. En el próximo tiempo tenemos que firmar la Alianza del Pacífico; lograr la integración física con Argentina, y seguir avanzando en otros temas. En enero de 2013 vamos a tener la cumbre del Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) con Europa. Vamos a tener a más de 60 países en Chile, un tercio de la ONU, con varios líderes mundiales. Va a ser la cumbre más grande que se haya realizado en el país. Eso nos da una responsabilidad relevante.

 

¿Cuál es el perfil de la próxima gira del Presidente Piñera a Asia?

 

- Para nosotros, Asia es muy importante. El Presidente ya estuvo en China. Ahora va a estar en Japón, la tercera economía del mundo; en Corea, y en Vietnam, país con el cual acabamos de firmar un tratado de libre comercio, que esperamos que se apruebe rápido en el Parlamento y se agregue a los últimos que hemos logrado, como con Turquía y Malasia, y se agregue a los que estamos negociando, como es el caso de Tailandia. El Presidente Piñera también estará en la Cumbre de Seguridad Nuclear, en Corea, por una invitación especial del Presidente Obama. Por otro lado, en junio, el Presidente Piñera va a estar en la reunión del G-20. Por primera vez, Chile es invitado al lugar donde se están tomando las decisiones importantes en el mundo.