Sala de Prensa
Sábado, 22 de noviembre de 2014  
Diario La Tercera
Chile en el Asia -Pacífico
Comparte :

por Heraldo Muñoz, Ministro de Relaciones Exteriores


LA RECIENTE reunión de los líderes del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), realizada en Beijing, acordó poner en marcha un "estudio estratégico" para avanzar hacia la formación de un Area de Libre Comercio del Asia-Pacífico (FTAAP, por sus siglas en inglés).

Sobre la base de ese estudio, el 2016 se deben tener orientaciones sobre los contenidos y el camino para concretar el libre comercio entre los países del área. Importante decisión, considerando la presencia determinante de los países de la APEC en la economía mundial.

El FTAAP surgió como una propuesta de integración económica precisamente aquí, en nuestro país, en el 2004, cuando Chile fue anfitrión del Foro APEC. En esa oportunidad, el Consejo Empresarial de dicho foro presentó la idea a los líderes de la APEC. Recién ahora, gracias a la iniciativa de la República Popular China, se retoma la iniciativa de hace 10 años.

Pero durante esta década, la liberación del comercio siguió avanzando. En julio de 2005 Chile, Brunei-Darussalam, Nueva Zelandia y Singapur suscribieron el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica, conocido como P4. Posteriormente, adhirieron a este acuerdo Australia, Estados Unidos, Perú y Vietnam. Así, en el 2009 las economías acordaron emprender un nuevo proceso negociador que fue bautizado como Acuerdo Transpacífico, o TPP. Posteriormente se sumaron otros países al proceso, incluyendo Malasia, Canadá, México y Japón.

Nuestra política de apertura al mercado mundial ha dinamizado el comercio, muy especialmente con Asia, y ha aumentado los flujos de inversión, lo que ha favorecido el crecimiento y globalización de la economía chilena. Por ello, durante las reuniones desarrolladas en Beijing, nuestro país apoyó con decisión el lanzamiento del "estudio estratégico" para avanzar hacia la materialización del FTAAP.

En suma, Chile se ha involucrado desde sus inicios en ambos procesos de liberalización comercial: en el TPP y el FTAAP. Estos proyectos no son excluyentes entre sí.

El futuro proceso del FTAAP lo entendemos complementario a los esfuerzos que se impulsan en el TPP, como ladrillos que sustentan el edificio que es nuestra red de acuerdos comerciales. En todos estos acuerdos, nuestro país valora no sólo la apertura de mercados, sino también las disciplinas que se establezcan en materia de barreras no arancelarias, facilitación de comercio y transparencia de las regulaciones comerciales. Todo ello velando escrupulosamente por nuestros intereses nacionales.

Nuestro país está especialmente interesado en alcanzar acuerdos equilibrados en todos aquellos asuntos sensibles que van más allá del comercio, como propiedad intelectual, medioambiente, servicios financieros, inversión y regulación del Estado, entre otros. En las negociaciones del TPP, y en un futuro del FTAAP, nuestro gobierno no perderá de vista los intereses de los consumidores, de las pequeñas empresas, las organizaciones medioambientalistas y de la ciudadanía en general.

En suma, apoyamos la integración entre los países del Asia-Pacífico, en el entendido que los acuerdos resultantes favorezcan no sólo el crecimiento económico, sino el equilibrio medioambiental y el desarrollo social de todos los chilenos.