Sala de Prensa
Lunes 8 de agosto, 12:40 horas 
Palabras del Señor Subsecretario, Embajador Fernando Schmidt Ariztía
CEREMONIA DE LANZAMIENTO OFICIAL CARBON ZERO PROGRAM.
Ministerio de Relaciones de Chile, Salón O`Higgins
Comparte :

HONORABLE SEÑOR JOSEPH DEISS

PRESIDENTE DEL 65° (SEXAGESIMO QUINTO) PERIODO DE SESIONES DE LA

ASAMBLEA GENERAL DE NACIONES UNIDAS,

EMBAJADOR OCTAVIO ERRAZURIZ

REPRESENTANTE PERMANENTE DE CHILE ANTE NACIONES UNIDAS

SEÑOR ALVARO FISCHER

PRESIDENTE DE LA FUNDACION CHILE

HONORABLE CUERPO DIPLOMATICO, DIRECTORES DEL MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES, SEÑORAS Y SEÑORES,

 

Hoy inauguramos oficialmente el programa de medición de la huella de carbono del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. Es una ocasión especial ya que contamos con la presencia del Presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas, señor Joseph Deiss, a quien doy una cordial bienvenida y agradezco su presencia en esta ceremonia.

 

Apreciamos particularmente los esfuerzos que ha hecho, desde la presidencia de la Asamblea General, por avanzar en el intercambio de ideas entre los Estados Miembros y la sociedad civil en las áreas que dicen relación con la protección de nuestro medio ambiente, en particular a través de debates interactivos sobre temas tan variados como los bosques, la reducción de riesgos de desastres, la economía verde y de toma de conciencia respecto al cambio climático, aprobándose recientemente una nueva resolución, la 65/159, sobre Protección del Clima Mundial para las generaciones presentes y futuras.

 

La medición de la huella de carbono es un programa novedoso y pionero que refresca nuestras tareas más tradicionales y cotidianas y que, especialmente, nos recuerda una vez más la importancia que tiene el cuidado del medio ambiente, tanto como personas individuales así como institución del Estado.

 

El Ministerio de Relaciones Exteriores es el segundo Ministerio en Chile en realizar un emprendimiento en esta materia, luego del Ministerio del Medio Ambiente.

 

En el sector privado ya son numerosas las empresas que han comenzado a medir su huella, muchas de ellas en la mirada de cumplir con nuevas tendencias en los mercados internacionales que podrían afectar sus exportaciones. De hecho existen muchos productos en los que se señala la huella de carbono emitida en su cadena de producción.

 

Sin embargo, la huella de carbono no distingue si la emisión tuvo su origen en el sector privado o en el sector público, de allí que se requiera una respuesta integral.

 

Medición de la huella de carbono

 

La medición de la huella de carbono consiste en calcular la cantidad de gases de efectos invernadero que son liberados a la atmósfera.

 

No se trata de un ejercicio meramente científico. Todos sabemos que son los gases de efecto invernadero los que influyen sustancialmente en el calentamiento global y en otros cambios aún por determinar. El actor principal de los gases de efecto invernadero es el carbono, cuya liberación a la atmósfera ha alcanzado niveles alarmantes en las últimas décadas.

 

El cambio climático acelerado de nuestro planeta tiene consecuencias imprevisibles para la sustentabilidad de la vida humana. Se trata de un fenómeno que implica una modificación significativa de la forma en que todos nosotros, en forma individual y colectiva, desarrollamos nuestras actividades cotidianas.

 

La medición de la huella de carbono apunta a este objetivo práctico: a crear conciencia del daño que nuestra conducta actual provoca en el medio ambiente y también a las soluciones que se encuentran a nuestro alcance para ayudar de manera concreta a la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Y quiero insistir en esto: existen medidas concretas y al alcance de cada uno de nosotros, y del Ministerio como institución, que son una contribución neta a la disminución de gases de efecto invernadero.

 

En qué consiste la medición de la huella de carbono

 

La medición contempla cuatro etapas:

 

La primera es conocer con mayor exactitud la cantidad de gases de efecto invernadero que nuestro Ministerio, tanto en el edificio institucional José Miguel Carrera como en la Academia Diplomática Andrés Bello y en algunas misiones en el exterior, liberó la atmósfera el 2010.

 

Para esto es necesario procesar mucha información relativa principalmente a los consumos de energía, combustibles, uso de papel, consumo de refrigeración y transporte.

 

Una segunda etapa es la verificación de esta información por un tercero independiente que realiza la medición, lo que permite un doble chequeo y mayores seguridades sobre el resultado.

 

Una tercera etapa es la implementación de medidas de reducción de emisiones, en base a los resultados del cálculo de la huella de carbono realizado.

 

Una cuarta etapa es poder compensar la huella de carbono que no se pueda reducir mediante bonos o certificados de carbono. A esto se llama neutralización.

 

En esta primera fase el Ministerio de Relaciones Exteriores cubrirá las tres primeras etapas señaladas: se medirá la huella, se verificarán sus resultados y se adoptarán medidas tendientes a reducir la huella calculada.

 

Quiero anunciar, además, que gracias a la contribución de la Bolsa de Clima de Santiago (SCX) se neutralizará la huella de carbono de las cinco representaciones diplomáticas en el exterior que se han incluido en esta iniciativa. Me refiero a la huella de carbono de la Misión de Chile ante Naciones Unidas, Misión de Chile ante la Unión Europea, Embajadas de Chile en Brasil y China y el Consulado General de Chile en San Francisco, las cuales quedarán neutralizadas al final de este proceso.

 

Aprovecho esta ocasión para agradecer y destacar esta contribución de la Bolsa de Clima de Santiago, la que nos permite completar el proceso en una parte importante de este proyecto.

 

 

El proyecto de medición de la huella de carbono

 

En la elección de las representaciones en el exterior, antes señaladas, hemos combinado diversos criterios, como son la distribución geográfica, el peso especifico, el tamaño relativo y, en el caso del Consulado General en San Francisco, su conexión con el Plan Chile-California.

 

Además, de acuerdo a las bases de licitación, la Fundación Chile, que ganó la licitación, ofrecerá 10 horas de capacitación, información y difusión a funcionarios del Ministerio y nos asesorará en la medición de la huella de carbono del año 2011.

 

Los consultores de la Fundación Chile se reunieron con los directivos de las asociaciones gremiales del Ministerio y programarán nuevas sesiones con los socios de cada una de ellas, para explicar en detalle el proyecto y sus alcances. Queremos que este proyecto sea lo más participativo posible, que se realice con los funcionarios del Ministerio.

 

También a esta fecha se encuentra en plena actividad el intercambio de información entre las misiones en el exterior y Fundación Chile, como entre la Dirección General Administrativa y la citada Fundación.

 

Esta es una primera fase que tiene sus desafíos y ambiciones propias, por el número de edificios y personas que abarca el proyecto, pero estoy seguro que podemos hacerlo como ya lo demuestran los pasos adoptados.

 

 

Green Diplomacy is Modern Diplomacy

 

Con la implementación de esta iniciativa estamos reafirmando nuestro compromiso, como institución, con el cuidado al medio ambiente.

 

Hoy Green Diplomacy es sinónimo de diplomacia moderna, innovativa, eficiente y consciente de su propio compromiso con un medio ambiente limpio. Lo que estamos haciendo hoy es agregar que la huella de carbono es una tarea que comienza en nuestra propia casa.

 

Estoy seguro que este proyecto, bien implementado con la colaboración de todos las funcionarias y funcionarios del Ministerio, nos iluminará más allá de los resultados propios del cálculo y se convertirá en un verdadero ejemplo a nivel nacional e internacional.

 

Este proyecto nos pone a la vanguardia ya que nos ampliará el horizonte medio ambiental del cual todos podemos aprender un poco más para cuidar mejor nuestro entorno.

 

 

Agradecimientos

 

Deseo, finalmente, agradecer a la Dirección de Medio Ambiente, a la Dirección de Energía, Ciencia y Tecnología e Innovación, a la Dirección General Administrativa y a la Dirección de Compras Públicas del Ministerio, quienes han implementado este proyecto de manera óptima y en plazos que son un modelo de gestión para todos.

 

También quiero agradecer a las diferentes asociaciones gremiales del Ministerio, Aemre, Adica, Aprofex y Assec y la asociación de auxiliares, las cuales se han sumado y apoyado este proyecto, de tal manera que su ejecución contará con su participación y los resultados podrán ser difundidos de manera más participativa y eficaz.

 

Siendo esta una ceremonia de lanzamiento, quiero recordar que el proyecto recién comienza, que hay mucho por hacer aún, por lo que el aporte y cooperación de todos es muy necesario.

 

Muchas gracias.