Sala de Prensa
Usted está en:  Portada  > Sala de Prensa > Cancillería en Medios
Lunes, 7 de septiembre de 2015 
Diario Financiero
Cancillería define 12 ejes clave para reimpulsar postergado proyecto de modernización
Comparte :

Analista Guillermo Holzmann cree que la presidencia debiera tener un rol más activo en la creación de un organismo estratégico de largo plazo.

Por Víctor Hugo Moreno S.

La modernización de la Cancillería no ha sido un tema fácil. Tres gobiernos han prometido llevar adelante la iniciativa y aún más, dos proyectos que apuntan a cambiarle el rostro a la política de relaciones internacionales de Chile -cuya estructura y normativa data de 1978- para hacerla más profesional, eficaz y moderna, duermen en el Congreso desde 2008.

Ahora viene el turno de la administración Bachelet, sobre todo en el entendido que el canciller Heraldo Muñoz y su equipo ministerial arribaron en 2014 al edificio Carrera con un mandato claro en ese sentido.
Lo que no estaba en los cálculos, probablemente, era que la agenda de Relaciones Exteriores la coparía la demanda marítima boliviana en La Haya y, en el plano más local, que surgirían nuevas iniciativas de ley.

Pero se han dado pasos en pos de la modernización. Se designó un equipo especial dentro del ministerio conformado por el ex embajador Mario Artaza como coordinador, quien trabaja junto al diplomático Fernando Morales en la elaboración del proyecto que ya tiene su línea neurálgica definida.

"El proyecto se encontraba en la fase de conversaciones con expertos del Ministerio de Hacienda y de la Dirección de Presupuestos. Estas conversaciones se vieron interrumpidas debido a la enorme carga de trabajo que representó la llegada de un alto número de proyectos de ley sobre probidad y transparencia", explican desde el ministerio.

La expectativa es que los contactos se reanuden parapoder enviar este proyecto de ley al Congreso a la "brevedad posible", se enfatiza.

El proyecto, relatan en Teatinos 180, ha sido diseñado considerando las opiniones de expertos, centros de estudios, partidos políticos y la experiencia de diversas otras cancillerías.

Se han concretado 32 reuniones de trabajo y se han realizado más de 20 encuentros con las directivas de las diversas asociaciones de funcionarios del Ministerio.

En términos de costos la cancillería representa un 0,59% del Presupuesto fiscal y con la modernización ejecutada sólo subiría a 0,63%. Por ello, el canciller aún confía que el texto puede ser enviado dentro los próximos meses.

Los ejes centrales

Doce son los puntos centrales a los que pretende apuntar el proyecto (ver recuadro). El equipo liderado por Artaza ha trazado los ejes a partir de los textos existentes al respecto.

Entre esos puntos, el más esperado es la profesionalización de la carrera diplomática, cuestión que es una demanda histórica de los trabajadores, pues ayudaría a incrementar los salarios de los funcionarios, quienes han reclamado en varias ocasiones que no han sido incluidos en el proceso de redacción del proyecto, pese a que se cuentan más de 20 reuniones entre las agrupaciones gremiales y el equipo de Cancillería.

Otro de los elementos centrales a los que apuntaría la iniciativa consiste en otorgar mayor meritocracia a algunos cargos, para acabar con el exceso de "cuoteos políticos". Se trata de un aspecto central para la Academia Diplomática que hace años viene demandando esta revisión, debido a la alta exigencia que tiene el organismo académico y la poca correlación que hay con la posterior valoración de dicho conocimiento. La creación de la Subsecretaría de Comercio también figura dentro de las iniciativas (ver recuadro).

La visión estratégica

Uno de los aspectos más complejos de llevar a cabo es el fortalecimiento de la Dirección de Planificación Estratégica. Este es un tema que le preocupa al analista internacional de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI), Guillermo Holzmann.

Para el académico, este asunto es clave y no basta con sólo crear un organismo de corte estratégico en Cancillería, sino que éste -a su juicio- debiese pertenecer derechamente a la Presidencia de la República.

"La creación de ese organismo estratégico (lo que yo llamo centro de pensamiento estratégico) es fundamental, pero insuficiente si no hay uno de mayor envergadura en la Presidencia. El de Cancillería no sólo puede estar enfocado en los conflictos sino que también en las oportunidades y recolectar los objetivos internacionales de los ministerios sectoriales y proponer estrategias de posicionamiento, proyección y evaluación de las mismas", expresa.

El experto enfatiza que la alta dependencia internacional que tiene Chile "exige una presencia y una estrategia diplomática y de política exterior de amplio espectro, pero focalizada en intereses y objetivos claros, definidos y sustentados en escenarios futuros que permitan el seguimiento de variables o factores de relevancia como también de actores".

Las demandas

Tras las dos demandas que se han presentado en contra de Chile en La Haya en los últimos años (Perú y Bolivia), muchos expertos y académicos han cuestionado la posibilidad de que Chile pudiera adelantarse a dichos escenarios.

Para Holzmann esto se podría haber hecho si es que este organismo de "inteligencia estratégica" hubiese existido bajo el mando del presidente (a) de la República: "La anticipación del conflicto con Bolivia corresponde a la Presidencia y no a Cancillería. Desde la Presidencia se evalúan los grados de conflictividad y los escenarios conforme la observación y análisis del comportamiento de los actores. A lo más, Cancillería aporta datos, información, productos de inteligencia diplomática. Desde allí se deriva una estrategia jurídica que recae en Cancillería para su implementación".

El proyecto, en esta arista, apunta esencialmente a generar una división responsable de realizar estudios e informes especializados de prospectiva, con una visión de mediano y largo plazo. Para Hollzman esto no sería suficiente, pues se debe trabajar con un diseño que abarque a todo el Estado.

LOS DOCE PUNTOS CENTRALES A LOS QUE APUNTA EL PROYECTO

1. Redefinir la misión del Ministerio incluyendo conceptos como planificación estratégica y Sistema Integrado de Política Exterior. Fortalecimiento de la Dirección de Planificación Estratégica.
2. Reconocer la importancia de la actividad internacional de las regiones mediante la presencia de Coordinadores Regionales.
3. Formación de la Dirección de Comunicación.
4. Creación de la Subsecretaría de Relaciones Económicas Internacionales.
5. Cambios en cuerpos normativos de los servicios dependientes del Ministerio.
6. Estructura organizacional flexible en subsecretarías y servicios dependientes.
7. Fortalecimiento del rol de la Academia Diplomática.
8. Creación de la Oficina del Defensor.
9. Introducir criterios de concursabilidad y fomento de la meritocracia.
10. Creación de un estamento de profesionales temáticos.
11. Retiro obligatorio con compensación para incentivar fluidez de carrera.
12. Generar mejoras de la gestión del ministerio y facilitar el desempeño de la función diplomática en el exterior.

¿SUBSECRETARÍA O MINISTERIO DE COMERCIO?

El ex presidente Eduardo Frei ha reiterado en su calidad de Embajador Extraordinario para el Asia Pacífico que urge tener una entidad con mayor rango que la actual Direcon, para que represente internacionalmente nuestros intereses comerciales. El proyecto contempla dicha reforma y sustenta esa idea en que "para darle mayor presencia y autoridad, efectivamente se ha pensado en la conveniencia de darle la estatura de Subsecretaría dentro del Ministerio, que así contaría con una dedicada a lo político y otra a lo económico-comercial".

Sin embargo, Holzmann advierte que esta nueva institucionalidad no necesariamente será signo de mayor eficiencia: "La creación de una subsecretaría supone mantener el esquema institucional actual. En esa perspectiva significa aumentar la burocracia pero no necesariamente la eficiencia. Chile es un país que vive del comercio". Bajo ese escenario, para el analista puede haber una opción aún más ambiciosa: "¿No sería mejor un Ministerio de Comercio y Promoción de Exportaciones, por ejemplo?. Sería más coherente con el modelo de inserción internacional de Chile conforme se deduce de sus resultados".

Fuente: Diario Financiero