Sala de Prensa
Usted está en:  Portada  > Sala de Prensa > Cancillería en Medios
Canciller Moreno:"No vamos a trabajar con Bolivia si no hay respeto por los acuerdos"
26 de junio de 2011
La Tercera / sección País.
Comparte :

Imagen

Imagen

Imagen

 

 

Imagen

 

 

Por Daniel Labarca

 

 

Sábado. Mediodía. El canciller Alfredo Moreno tiene planificado un día familiar. Aún no se ha enterado de los últimos dichos de Evo Morales, quien minutos antes ha vuelto a atacar a Chile, esta vez por la situa- ción de quien fuera su zar antidroga, general René Sanabria (ver página 2). Cuando los escucha, en medio de esta entrevista, el ministro se muestra imperturbable. Dedica un par de párrafos al caso, pero rápidamente vuelve a centrar su análisis en los 14 militares bolivianos que fue- ron arrestados, tras ingresar arma- dos a territorio chileno.

 

Pese a los reclamos de La Paz, el canciller dice que el episodio no admite discusiones. Por eso, desestima las críticas vertidas por el mandatario altiplánico el viernes, cuando condecoró a los 14 uniformados. Ahí acusó a Chile de ser "defensor del contrabando" de automóviles.

 

Imagen

¿Qué lectura hace de los dichos de Morales?

 

Yo no quisiera atribuir a qué se debe. Yo creo que los hechos objetivos son muy diferentes de lo que aquí se menciona. La actuación de Carabineros fue impecable, prudente; el tratamiento a los detenidos fue cautelando todos sus derechos. Hubo una preocupación especial por ellos, de aislarlos del resto de la población penal, al que era menor se le envió donde correspondía. En una situación que era muy delicada, la actuación de todos los organismos chilenos fue impecable y no se condice con lo que estamos viendo en Bolivia.

 

El ministro de Defensa, Andrés Allamand, dijo que esto es una manera de distraer el foco respecto del caso Sanabria. ¿Comparte ese análisis?

 

Mi función no es discutir las interpretaciones de por qué Bolivia hace lo que hace. Lo que sí es evidente es que los hechos son muy distintos (a cómo los ven ellos) y que las preguntas que se hacen no son las correctas. Las preguntas que a mí me parecen correctas son: ¿Qué hacían 14 soldados armados, en autos con placas chilenas, en Chile, a las 2 de la mañana? ¿Por qué cuando son interceptados por las patrullas intentan huir? Y posteriormente a eso, respecto del tema de los autos de contrabando y de los autos robados, ¿por qué las personas roban autos y se los llevan a Bolivia?

 

¿Qué le pareció que el subsecre- tario de Interior haya ido a felicitar a los carabineros que actuaron en el operativo? En Bolivia se interpretó como una provocación.

 

Lo que hizo el subsecretario Ubilla está perfectamente ajustado a lo que son los hechos. Lo que enfrentó la patrulla fue un tema bastante delicado: 14 personas armadas, vestidas de militares, sin luces, pretendiendo escapar. Bueno, y creo que ellos actuaron con suma eficacia y prudencia, y eso es lo que el subsecretario Ubilla, que es el que está encargado de la seguridad, les ha hecho ver.

 

Yo le mencionaba a Sanabria porque, hace pocos minutos, Morales hizo un duro reclamo contra Chile por ese tema. ¿Cuánto incidió ese caso en el deterioro de la relación bilateral?

 

Lo que tenemos aquí es un cambio de perspectiva desde el 23 de marzo, el Día del Mar (cuando Morales amenazó con llevar el tema marítimo a tribunales internacionales). De ahí en adelante hemos tenido una relación con Bolivia que es muy diferente de la que teníamos, muchísimo más compleja y difícil. Todo lo demás son agregados menores.


¿Y en qué punto queda la relación bilateral tras la detención de los 14 militares y la reacción de La Paz?

 

Los dichos de Morales en nada se condicen con los hechos que hemos vivido en Chile. Aquí, quien debería estar dando explicaciones es Bolivia, por el ingreso de estos soldados a Chile y por los problemas que estamos sufriendo por los autos robados.


¿Qué proyección se puede hacer de la relación con Bolivia?

 

Hemos invertido mucho en la relación con Bolivia. Los dos presidentes se han reunido ocho o nueve veces. Hemos tratado todos los temas que generan interés, pero la posición de Chile en esta materia es una, y es que nosotros no vamos a trabajar con Bolivia si no hay un respeto por los acuerdos que tenemos.


¿Se paralizará el diálogo bilateral?

 

Yo converso con el canciller (David) Choquehuanca en todas las ocasiones que creemos que es necesario, como por ejemplo, frente a esta situación que se produjo. Respecto de temas más formales, depende de Bolivia volver las cosas al lugar que corresponde.

 

¿Cuánto le incomodó que en su momento Andrés Allamand, en su calidad de canciller subrogante, haya aludido a las FF.AA. para hacer valer los tratados con Bolivia?

 

Esas declaraciones han sido pues- tas fuera de contexto. En primer lugar, fueron dichas cuando el ministro Allamand estaba aún de ministro de Defensa. En segundo lugar, se menciona muy parcialmente el tema; él también dijo que Chile es un país amante de la paz, respetuoso de los tratados y que tiene Fuerzas Armadas que están en buenas condiciones para defender la soberanía. Chile no tiene con Bolivia ningún problema militar. Lo que tiene es un problema de relaciones.

 

Varios parlamentarios chilenos piden endurecer la postura frente a Bolivia. ¿Usted favorece esa idea o la de bajar la tensión, tomando en cuenta el complejo escenario vecinal, donde en 2012 habrá resultados del diferendo que se tramita en La Haya con Perú?

 

Chile ha sido muy claro en hacer ver lo que hemos vivido. De tal manera que creo que la posición de Chile es clara, firme y apunta a lo que es verdaderamente importante.

 

Acceso directo