Sala de Prensa
Usted está en:  Portada  > Sala de Prensa > Cancillería en Medios
Jueves, 17 de diciembre de 2015 
El Mercurio, Edición Especial 45 años relación bilateral Chile-China
Canciller Heraldo Muñoz: "Hemos alcanzado una vinculación sólida amplia y de gran proyección futura"
Comparte :

El ministro de Relaciones Exteriores de Chile analiza los 45 años de la relación bilateral entre Chile y China.

"El óptimo nivel alcanzado en la vinculación entre Chile y China que vemos hoy es el resultado concreto de un entendimiento que a través de estos 45 años de relaciones diplomáticas ambos países han consolidado sobre la base del respeto mutuo, la cooperación y el incremento de sus intercambios", sostiene el canciller chileno Heraldo Muñoz, al hacer un balance de los 45 años de relaciones bilaterales entre ambas naciones.

China es hoy el principal socio comercial de Chile, como vendedor y comprador mundial. En efecto el intercambio comercial ha pasado de US$ 8.122 millones en 2005, año anterior a la entrada en vigencia del TLC bilateral a US$ 33.534 millones a fines del 2014; es decir, un aumento superior a cuatro veces. El TLC suscrito hace una década posibilitó además la diversificación de los envíos chilenos ya que, aún frente a la fuerte concentración de envíos cupríferos, se observa una creciente presencia de exportaciones frutícolas alimenticias y vinícolas, entre otras exportaciones no tradicionales.

El canciller chileno explica que especial relevancia cobra el acuerdo de ambos países de profundizar el Tratado de Libre Comercio. Desde mayo ambos países ya han sostenido dos reuniones presenciales acordándose los términos de referencia para la profundización avanzando en un estudio conjunto.

"Más allá de los fuertes lazos económicos entre Chile y China, cabe subrayar también las coincidencias en un mundo en transición, marcado por la globalización y la multipolaridad. Hay un interés compartido de incrementar la cooperación en las inversiones, la innovación, el desarrollo tecnológico y energético la cultura y el turismo. No puedo dejar de mencionar, asimismo, el notable trabajo desplegado por nuestro Embajador en Misión Especial para Asia Pacífico, el ex Presidente Eduardo Frei, en el reforzamiento de la vinculación global con China. En fin, hemos alcanzado una vinculación sólida amplia y de gran proyección futura, la que Chile desea seguir fortaleciendo para alcanzar nuevos y frutos de esta alentadora cooperación integral".

—En los últimos años diversos líderes chinos han visitado Chile trayendo propuestas concretas para reforzar la cooperación entre ambos países. ¿Qué han significado esas visitas para los vínculos bilaterales y para establecer una alianza estratégica bilateral?

"El intercambio de visitas oficiales ha sido un pilar fundamental en el estrechamiento de relaciones políticas, económicas y culturales. En concreto, son este tipo de reuniones las cuales han permitido a ambos países comprometerse al más alto nivel para una mayor profundización de las relaciones bilaterales.

En 2014 la Presidenta Michelle Bachelet y el Presidente Xi Jinping se reunieron en dos ocasiones una vez en Brasilia, en julio, y la otra en Beijing en noviembre cuando la Presidenta realizó una visita bilateral, con ocasión de la Cumbre APEC.

Este año, el Primer Ministro Li Keqiang visitó Chile en mayo ocasión en la cual se firmaron 18 acuerdos en las áreas económicas culturales y de cooperación. Entre ellos, el Plan de Acción Conjunto Chile-China, que establece los lineamientos de la Asociación Estratégica que nos une desde 2012, un tratado para evitar la doble tributación, un acuerdo para profundizar el TLC entre ambos países y uno entre los Bancos Centrales de ambos países para un swap de monedas.

En ese marco, la instalación en Chile del Banco Chino de la Construcción, donde asumirá el papel de "clearingbank" del RMB para toda América Latina asume un especial significado. En una etapa en que la internacionalización del RMB y la cooperación financiera entre China y América Latina juegan un papel clave, éste es un hecho que adquiere particular relevancia. En un momento en que el FMI ha anunciado que el RMB se añadirá a la canasta de monedas de reserva de esa organización (junto al dólar, la libra esterlina, el euro y el yen), esto reforzará la condición de Santiago como un gran centro de servicios financieros en la región.

-El Presidente Xi Jinping durante la primera Cumbre de Líderes de China y de países de América Latina y el Caribe celebrada en Brasilia en 2014 propuso los objetivos del marco de cooperación con la región para el período 2015-2019. ¿Cómo vislumbra la integración de Chile a esa estrategia de largo plazo y qué impactos tendría en el resto de las naciones de Latinoamérica?

"Chile asigna la mayor importancia a las relaciones entre China y América Latina. Más allá de las relaciones bilaterales entre China y los diversos países de la región, nuestros vínculos con China tienen también una dimensión regional. Chile siempre ha estado muy comprometido con el regionalismo latinoamericano y ello también es válido para nuestras relaciones con China.

Una muestra es que seremos sede del Segundo Foro Ministerial China-CELAC, a realizarse en enero de 2018, en seguimiento al Primer Foro realizado en Beijing en enero de este año, y en el cual tuve el privilegio de participar.

Uno de los hechos más significativos para la región en el curso del presente siglo ha sido el incremento de nuestros lazos con China. El comercio entre China y LAC ha pasado de 10 mil millones de dólares en 2000 a 263 mil millones en 2014, un aumento exponencial en un lapso muy corto de tiempo. El fuerte crecimiento de las economías latinoamericanas entre 2003 y 2008, cercano al 5% anual, está muy vinculado a este aumento del comercio con China.

Para varios países de la región China ha pasado a ser su principal socio comercial. Dicho esto, también hay que reconocer que la baja relativa en la tasa de crecimiento de China y su paso a la así llamada "nueva normalidad", no ha dejado de repercutir en nuestras economías.

Este año, se proyecta que América Latina sólo crecerá un 0.4%. Las indicaciones son que el comercio entre China y América Latina se ha aplanado, y que en 2015 muestre una baja. En este marco, más allá del comercio, principal impulsor de estos vínculos hasta ahora, es clave añadir nuevos motores a las relaciones sino-latinoamericanas.

La inversión y la cooperación financiera son dos de ellos, y Chile considera que deben jugar un papel central. Estimamos que la inversión china en la infraestructura de nuestros países, así como en energía, tiene un potencial muy especial, como la tienen los jóvenes y la investigación en materia agrícola. En el curso de este siglo, China ha integrado su vasto territorio por medio de sus trenes bala y su telefonía móvil, y podría hacer un gran aporte tanto en materia de infraestructura física como digital en América Latina.

Los corredores biocéanicos y los pasos transandinos en el Cono Sur son buenos ejemplos de los megaproyectos que deberían ser muy atractivos para empresas chinas".

—China y Chile han sido miembros activos en las Cumbres del Foro de Cooperación Asia Pacífico (APEC). ¿Cuál es su opinión respecto a un Área del Libre Comercio en las economías de APEC?

"Chile es un activo proponente del proceso de integración del Asia Pacífico iniciado en APEC, con miras a la eventual negociación del Área del Libre Comercio del Asia Pacífico (conocido por sus siglas en inglés como FTAAP). Para ello está participando en el grupo de redacción del Estudio Colectivo Estratégico de elementos que podrían integrarse al FAAP junto a las otras economías de APEC.

El estudio buscará identificar tanto los puntos de convergencia entre los tratados ya negociados en la región, como los posibles temas de "nueva generación" Continua en la página 5 ? Estratégica que nos une desde 2012, un tratado para evitar la doble tributación, un acuerdo para profundizar el TLC entre ambos países y uno entre los Bancos Centrales de ambos países para un swap de monedas.

En ese marco, la instalación en Chile del Banco Chino de la Construcción, donde asumirá el papel de "clearingbank" del RMB para toda América Latina asume un especial significado. En una etapa en que la intemacionalización del RMB y la cooperación financiera entre China y América Latina juegan un papel clave, éste es un hecho que adquiere particular relevancia. En un momento en que el FMI ha anunciado que el RMB se añadirá a la canasta de monedas de reserva de esa organización (junto al dólar, la libra esterlina, el euro y el yen), esto reforzará la condición de Santiago como un gran centro de servicios financieros en la región".

—El Presidente Xi Jinping durante la primera Cumbre de Líderes de China y de países de América Latina y el Caribe celebrada en Brasilia en 2014 propuso los objetivos del marco de cooperación con la región para el período 2015-2019. ¿Cómo vislumbra la integración de Chile a esa estrategia de largo plazo y qué impactos tendría en el resto de las naciones de Latinoamérica?

"Chile asigna la mayor importancia a las relaciones entre China y América Latina. Más . allá de las relaciones bilaterales entre China y los diversos países de la región, nuestros vínculos con China tienen también una dimensión regional. Chile siempre ha estado muy comprometido con el regionalismo latinoamericano y ello también es válido para nuestras relaciones con China.

Una muestra es que seremos sede del Segundo Foro Ministerial China-CELAC, a realizarse en enero de 2018, en seguimiento al Primer Foro realizado en Beijing en enero de este año, y en el cual tuve el privilegio de participar.

Uno de los hechos más significativos para la región en el curso del presente siglo ha sido el incremento de nuestros lazos con China. El comercio entre China y LAC ha pasado de 10 mil millones de dólares en 2000 a 263 mil millones en 2014, un aumento exponencial en un lapso muy corto de tiempo. El fuerte crecimiento de las economías latinoamericanas entre 2003 y 2008, cercano al 5% anual, está muy vinculado a este aumento del comercio con China.

Para varios países de la región China ha pasado a ser su principal socio comercial. Dicho esto, también hay que reconocer que la baja relativa en la tasa de crecimiento de China y su paso a la así llamada "nueva normalidad", no ha dejado de repercutir en nuestras economías.

Este año, se proyecta que América Latina sólo crecerá un 0.4%. Las indicaciones son que el comercio entre China y América Latina se ha aplanado, y que en 2015 muestre una baja. En este marco, más allá del comercio, principal impulsor de estos vínculos hasta ahora, es clave añadir nuevos motores a las relaciones sino-latinoamericanas.

La inversión y la cooperación financiera son dos de ellos, y Chile considera que deben jugar un papel central. Estimamos que la inversión china en la infraestructura de nuestros países, así como en energía, tiene un potencial muy especial, como la tienen los jóvenes y la investigación en materia agrícola. En el curso de este siglo, China ha integrado su vasto territorio por medio de sus trenes bala y su telefonía móvil, y podría hacer un gran aporte tanto en materia de infraestructura física como digital en América Latina.

Los corredores biocéanicos y los pasos transandinos en el Cono Sur son buenos ejemplos de los megaproyectos que deberían ser muy atractivos para empresas chinas".

—China y Chile han sido miembros activos en las Cumbres del Foro de Cooperación Asia Pacífico (APEC). ¿Cuál es su opinión respecto a un Área del Libre Comercio en las economías de APEC?

"Chile es un activo proponente del proceso de integración del Asia Pacífico iniciado en APEC, con miras a la eventual negociación del Área del Libre Comercio del Asia Pacífico (conocido por sus siglas en inglés como FTAAP). Para ello está participando en el grupo de redacción del Estudio Colectivo Estratégico de elementos que podrían integrarse al FTAAP junto a las otras economías de APEC.

El estudio buscará identificar tanto los puntos de convergencia entre los tratados ya negociados en la región, como los posibles temas de "nueva generación" que pudieran eventualmente formar parte del FTAAR El compromiso es entregar el estudio a los líderes de las 21 economías del foro durante la Cumbre de Líderes que se realizará en Lima, Perú, en noviembre de 2016. En base a ese estudio, se tomará una decisión entre las economías APEC sobre los pasos a seguir".

—Su gobierno realizó este año, en Shanghai y Beijing, la "Semana de Chile en China" ¿Cuáles son los resultados y qué perspectivas se abrieron para ampliar las inversiones chinas en su país?

"La "Semana de Chile en China" realizada en agosto de este año en Shanghai y Beijing fue muy fructífera. La delegación que visitó: Chirla, encabezada por. el ex Presidente Eduardo Frei, contó con la participación de los Ministros de Economía y de Obras Públicas,: entre otras autoridades. Se realizaron más de 38; actividades relacionadas con acciones de promoción de Chile, su oferta exportable y la invitación a invertir en nuestro país en materia de infraestructura, agricultura, minería y energía. Los resultados se materializarán en el curso de 2016 y 2017. A nivel gubernamental se sostuvieron cerca de 10 audiencias con importantes autoridades del Gobierno de la República Popular China, destacando sobre el resto el anuncio del proceso de Profundización del Tratado de Libre Comercio entre Gao Hucheng, Ministro de Comercio de China y el ex Presidente Eduardo Frei. El Ministerio de Obras Públicas ha elaborado un catastro completo de todos los proyectos de infraestructura en carpeta en Chile, que se ha compartido con: el Banco Chino del Desarrollo y el Eximbank de China. Una de las áreas prioritarias es la energía, dado que nuestra política energética prioriza las inversiones en fuentes de energía renovables no convencionales (ERNCs). Esta política, que está dando resultados palpables, es especialmente atractiva para empresas chinas, que están a la cabeza en el mundo en materia de energía solar y eólica. No olvidemos que, para algunos nuestro desierto de Atacama es potencialmente la mayor fuente de energía solar en el mundo. También, nos sentimos especialmente alentados por la diversificación de nuestras exportaciones alimentarias a China. Chile ya es el segundo mayor exportador de fruta fresca a China y el segundo mayor de vino (de hecho, en julio de este año, China pasó a ser nuestro principal mercado en materia de vino). En 2016 daremos especial énfasis a los productos del mar, en que Chile ya es el séptimo mayor exportador a China, y: rubro en el que aspiramos a estar entre los "Top Three" para 2020 en China".

Fuente: El Mercurio