Sala de Prensa
Viernes, 08 de febrero de 2013 
Entrevista Revista Cosas
Alfredo Moreno: "La soberanía no se transa por el precio del gas"
Luego del intercambio de frases entre el Presidente Piñera y Evo Morales, el Canciller chileno desglosa el conflicto. Insiste y asegura que Chile no cederá soberanía y piensa que el tema del gas sólo perjudica a los bolivianos. Además, no logra comprender las razones del endurecimiento de nuestros vecinos cuando, según él, se estaba avanzando y mucho.
Comparte :

Por: IGNACIO OSSA

 

ImagenEl ministro Alfredo Moreno suele subir por las escaleras los 15 pisos del ex Hotel Carrera, hoy sede de la Cancillería, para llegar a su oficina. Piso por piso, se encuentra con funcionarios y aprovecha de conversar con ellos. En esta ocasión, todo era mutuas felicitaciones por el éxito con que, a juicio del gobierno se realizó la cumbre de la Celac con la Unión Europea. En ningún momento el canciller se queja del duro ejercicio que significa subir caminando esa cantidad pisos y que, al mismo tiempo, le vayan conversando en cada uno de ellos. Es que tampoco quiere quejarse. Se va de vacaciones luego de una extenuante jornada de preparación y ejecución de esa cumbre de mandatarios.
Ni siquiera la polémica generada por la visita del Presidente de Cuba, Raúl Castro logró empañar la felicidad de Moreno.


Asegura que la presencia del líder cubano representa la diversidad latinoamericana donde conviven diferentes modelos de desarrollo, esquemas políticos y sociales.

"Hay personas que tienen una visión positiva de lo que sucede en Cuba, hay otros que tienen una muy negativa, pero más allá de eso, podemos trabajar en conjunto en aquellas cosas que se pueden hacer.

Con toda la diversidad, es importante que hayan espacios como éstos para trabajar" comenta. Además, advierte que son los propios países de Europa el modelo a seguir para zanjar las diferencias políticas en la región. "Ellos la formaron luego de dos guerras mundiales.

Esos países lograron ver que, a pesar de sus diferencias políticas y bélicas, con una historia que los separaba, lo mejor era mantener la individualidad y trabajar en conjunto".

Pero fue, sin duda, el tema de Bolivia lo que finalmente copó la agenda de la cumbre, al menos para Chile. Nuevamente el Presidente Evo Morales resaltó públicamente la eterna petición de salida al mar y con soberanía. La respuesta del Presidente Pinera no se hizo esperar y, según se comentó en los medios y las redes sociales, fue ampliamente apoyada.


-¿El Presidente Piñera aprovechó este momento para elevar su estatura como estadista y quedar bien frente a los chilenos?

-Fue una buena oportunidad para que los chilenos apreciaran la estatura internacional que tiene el Presidente. El ha estado en múltiples actividades afuera y cuando uno lo acompaña se da cuenta de la imagen que se tiene de Chile. A veces en Chile los árboles no dejan ver el bosque, pero cuando uno mira con un poco de distancia, se observa lo que se ha estado haciendo desde hace mucho tiempo y particularmente en los últimos años. Que tenemos problemas, por supuesto, pero hay que ver cómo se ha avanzado en cada una de esas dificultades, y los extranjeros se dan cuenta de ello. Aquí ha quedado patente la estatura de Chile y de quien preside el país.


-¿No cree que se le haya pasado la mano al Presidente Piñera en el tono para responder a Bolivia?

-Creo que era lo que correspondía. Las aseveraciones del Presidente Morales requerían una clarificación, tanto por su contenido, como por la oportunidad en que se dijeron Los datos que mencionó eran erróneos, por lo que era necesario aclararlo ya que podría malinterpretarse. En el tema del gas, el Presidente Morales se equivoca.


-¿En el tema del gas, y específicamente al tocar su precio, fue un intento de meter una cuña entre el Presidente Piñera y el pueblo chileno?

-No creo que corresponda juzgar las intenciones, pero me parece que la forma de plantearlo fue equivocada. Tal como señaló el Presidente, los temas son distintos. La soberanía no se transa por el precio del gas. Además, esto ha sido constantemente malentendido por la gente en Bolivia. El no vendemos gas no es un arma contra Chile, el que incurre en el costo es Bolivia.

Ellos venden su gas a un precio más barato que el que paga Chile, pudiendo recibir mucho más dinero por cada molécula de gas que han vendido. Esa es una pérdida neta para Bolivia muy importante y que la van a continuar teniendo mientras tengan esa actitud En la Unión Europea, los países se abastecen de gas de Rusia y eso no ha dejado de suceder a pesar de las diferencias políticas.

Tenemos que aprender que no debemos foto generar un perjuicio para nuestros pueblos por las diferencias políticas coyunturales. El gas no va a cambiar la opinión de Chile. Le hemos ofrecido la posibilidad de industrializar el gas en la costa chilena, dándole todo tipo de facilidades y no lo han tomado. Ellos son los únicos perjudicados, porque para nosotros no tiene ningún beneficio.


-¿Hasta dónde está Chile dispuesto a avanzaren los temas bilaterales con Bolivia?

-Los límites son muy precisos y ya los mencionó el Presidente. Cuando fue candidato lo dijo y, al asumir el gobierno, lo repitió. Las condiciones son dos: el tratado de 1904 no se va a modificar. Eso estableció las fronteras.

Esos territorios están en medio de Chile y cualquier cambio sería dividir el país en dos.

La gente dice que uno es muy legalista, pero los tratados son acuerdos y se respetan. La gente de Calama y Antofagasta es chilena y no hay nada que modificar. La segunda condición: la soberanía no está en cuestión y Evo Morales aceptó trabajar sobre esas condiciones y avanzamos bastante. Desde la solución del Silala hasta mejorar el acceso marítimo y el tema del ferrocarril, entre otros. En 23 de marzo de 2011 el Presidente Morales dio una entrevista a El Mercurio diciendo que estábamos avanzando había venido el canciller boliviano a Chile y el mismo día en que Morales deda acá que no creía en los caminos legalistas para avanzar sino que él era partidario del diálogo, hace un discurso en Bolivia diciendo lo contrario y que nos iba a demandar. El que ha cambiado los elementos es el Presidente Morales.

-Durante el gobierno de Lagos, se hablaba del corredor bioceánico. Luego, con Bachelet se puso la agenda de los 13 puntos e incluso se estuvo cerca de entregar 28 kilómetros sin soberanía, al surde la Quebrada de Camarones.


¿Qué ha ofrecido este gobierno en concreto?

-Hemos trabajado en todos los puntos. No voy a entrar en detalles. Todos los elementos que usted menciona son históricos, los conocemos, los conocen ellos, se han examinado y hemos conversado de todas las posibilidades sobre qué se puede hacer. Le quiero recordar que en las aguas internacionales, en el caso del Silala se llegó al acuerdo de dividir esto 50 y 50 por un período hasta que se estudiara la situación de este río. Bolivia lo aceptó en la comisión binacional y luego dijo que no. Un avance hecho en el gobierno de Bachelet y nosotros lo mantuvimos tal cual. El día final de la aprobación no aceptó. En el tema del ferrocarril hemos invertido 50 millones de dólares y hoy está funcionando. En materia de acceso a los puertos, Bolivia usa Arica y Antofagasta, luego solicitó Iquique, inmediatamente contestamos que sí, pidieron aduanas y le dijimos que sí. Pidieron almacenaje gratis a todas sus mercaderías por un año, y accedimos, cosa que no está en los acuerdos.

Construimos las bodegas, hicimos pruebas de funcionamiento, les mandamos el acuerdo y hasta el día de hoy no contestan. Luego van a los organismos alegando porque no les damos Iquique y ahí están las bodegas abandonadas sin que las usen. Todo en perjuicio de Bolivia.
Sólo falta operar.


¿BOLIVIA A LA HAYA?

-¿Cree que el endurecimiento de la postura boliviana tenga que ver con judicializar el tema y llevarlo a La Haya?

-No. El tema de judicializar lo han señalado hace dos años, pero uno esperaría que un tratado que tiene cien años ya está establecido. Cosas que él ha mencionado, como la imposibilidad de transportar armas y municiones, se refieren ala guerra del Chaco en los años 30. Hoy pasan armas y municiones todos los días. El tema del plomo, la privatización de los puertos en Chille...

Si de verdad cree que todas esas cosas tienen algún sentido de plantearlas en un tribunal lo podrían haber hecho hace bastante tiempo.

 

-¿Estarán esperando la resolución del juicio con Perú para hacerlo?

-No. Desgraciadamente, esto se mueve por razones políticas internas. Reconozco que estábamos avanzando con el Presidente Morales y su canciller, pero por razones que no he podido comprender, de la mañana a la tarde, modificaron su forma de mirar los problemas, lo que nos ha hecho perder dos años.

En dos años no hemos podido avanzar. En los organismos internacionales se opina que éste es un tema bilateral. Esta es una vuelta larga que tiene una manera de avanzar: a través del diálogo y el trabajo conjunto. Nosotros quisiéramos tener la mejor de las relaciones con Bolivia y que todos los temas se puedan poner sobre la mesa y resolverse con respeto a los acuerdos y a la soberanía.


-¿No quedará la impresión de que Chile se da muchas vueltas y que durante 20 años ha estado generándole ilusiones a Bolivia sobre una salida al mar y finalmente ellos se terminan por enojar con nosotros?

-Si usted revisa la historia de Chile, le hemos ofrecido muchas soluciones a Bolivia y a veces, por distintas razones, no se han aprovechado cosas positivas.


-¿Se puede ofrecer más?

-Este no es un problema de ofrecer. Esta es una situación que depende de los dos países.

Bolivia tiene la misma dignidad y capacidad que Chile. Trabajamos de igual a igual y las soluciones hay que encontrarlas juntos. El Presidente Morales ha dicho que no ha recibido la propuesta de solución de Chile, pero desde el día uno le dijimos que no iba a haber propuesta de solución, sino que trabajo en conjunto para definir las soluciones.


-Y si el Presidente Morales quiere una propuesta, ¿por qué no dársela?

-Porque la única manera de encontrar soluciones es trabajando las dos partes. Por ejemplo, en el tema del plomo y las municiones, más que resolver un problema, hay que dialogar y entender qué es lo que hay detrás de cada uno de los temas. Si alguna vez fue un problema, ya no existe. Si usted cree que es un problema que no lo dejen acopiar plomo y que eso va en contra del libre tránsito, es bueno tener un conversación para explicar las nuevas normas medioambientales para el plomo. Hoy las normas son distintas a las de antes. Si uno le puede mostrar el daño que el mal manejo del plomo produce en al ambiente, se puede comprender que no es nada en contra de Bolivia ni afecta el libre tránsito.

Acá las normas las tienen que cumplir todos por igual. Si esto se discute por la prensa y por los discursos, no se puede avanzar.


-Cuando se dicte la sentencia en La Haya, los conflictos con Perú quedarían resueltos para siempre. ¿Cree que para cerrar el tema con Bolivia sea necesario una sentencia judicial?

-La gente tiene poca memoria y no lee los libros de historia. El tema con Bolivia ya fue llevado a tribunales en el año 1920 a la liga de las Naciones. En ese entonces no había Corte de La Haya y ellos fijaron tres jueces. La posición chilena ganó tres a cero. En el fallo se estableció que éste era un tema que sólo podía modificarse por un común acuerdo entre Chile y Bolivia.

Durante yo años se siguió por esa línea y hoy se ha vuelto sobre esta materia. En la vida uno debe entender que no se puede obtener todo a lo que aspira. A veces se tiene que ver qué es lo posible y en eso van a encontrar la mejor disposición de Chile. Nuestro país no va a cambiar Ningún país regala su territorio. Eso no va a suceder

 

"Dicen que uno es muy legalista, pero LOS TRATADOS SON ACUERDOS Y SE RESPETAN. La gente de Calama y Antofagasta es chilena y no hay nada que modificar".

 

"Bolivia tiene la misma dignidad y capacidad que Chile. TRABAJAMOS DE IGUAL A IGUAL Y LAS SOLUCIONES HAY QUE ENCONTRARLAS JUNTOS", sostiene el canciller Alfredo Moreno.